31 may. 2015

The Beautiful South 'Song for Whoever'






1A-. Song for Whoever


1B-. Straight in at 37




año: 1989
sello: Go! Discs
referencia: GOD 32


Aquí llegamos a las unas de discusiones existenciales que más a menudo nos hacemos los que adoramos la música, el dilema de elegir si nos gustaba más el grupo original o el/los posteriores de uno o varios de nuestros ídolos musicales. The Wedding Present o Cinerama, The Smiths o Morrissey, Talulah Gosh o Heavenly/Tender Trap, Aventuras de Kirlian o Le Mans, The Field Mice o Trembling Blue Stars, The Housemartins o The Beautiful South...., los casos son inumerables y los resultados pueden cambiar en función del momento, de un concierto, de un mal disco....

Yo suelo ser de los que no confío mucho en la evolución de los grupos a lo largo de su carrera y de los que prefiero siempre los primeros álbumes a los últimos y me quedo antes con las primeras formaciones a los grupos posteriores, salvo raras excepciones por supuesto. Sin embargo y creo que lógicamente, los afectados (los propios grupos) suelen renegar de sus primeros trabajos y siempre apuestan por lo último. Cuantas veces no habremos escuchado eso de 'su mejor disco hasta la fecha', aunque ahí supongo que también intervendrán las compañías de discos ávidas de vender como sea su producto.

Así llegamos a la entrada de hoy, el primer single del primer disco del grupo que surgió de las cenizas de uno de los combos británicos más aclamados a mediados de los 80, The Housemartins. En 1988 y tras la desaparición de los de Hull, Paul Heaton y Dave Hemingway formaron The Beautiful South, un grupo que a la postre firmó más discos (10 en total) que sus predecesores (sólo 2) y si bien no creo que tuviesen la misma repercusión (al menos para el gran público) si creo que cualitativamente estuvieron muy por encima. Yo por mi parte y para no perder la costumbre me quedo con las canciones de The Housemartins, sea porque coincidió con mi adolesccencia, bien porque me hicieron bailar y divertirme o simplemente por el recuerdo que me queda de ellas, algo que no me pasa con The Beautiful South.

El impacto al escuchar Welcome to The Beautiful South fue un tanto frío y distante, no encontraba esas canciones atractivas, ese ritmo frenético, esa frescura... sin embargo seguían manteniendo el encanto de la voz de Paul Heaton, su carisma y su alma. Ese disco era notable, pero no consiguió que me enganchara a ellos, les seguí con el segundo (Choke), pero la ruptura estaba cantada y a partir de entonces desaparecieron de mi vida. Salvo en contadas ocasiones que volví a escuchar una canción suya, se han manenidos ocultos para mí hasta ahora que recupero su primer single.

'Song for Whoever' es una de las típicas preciosas canciones de amor de Paul Heaton, perfecta, profunda, ... con un piano hipnótico que te traslada a la solitaria mesa de un café practicamente vacio, al humo de un cigarrillo, el barman recogiendo y barriendo las últimas colillas del suelo, una lágrima, varias lágrimas, una puerta entreabierta tras la cual sólo vas a encontrar una acera mojada, una farola con la bombilla parpadeando y un largo camino a casa andando. Imposible no emocionarse...

La cara B tiene la curiosidad, al menos en mi vinilo, que en la galleta figura como título de la canción 'Top 30', un tema que no existe en la discografía del grupo, y que en realidad es la que figura en la carpeta y en los créditos 'Straight in at 37'. Una canción completamente diferente a la primera, más movida, con un ritmo inclasificable y una letra que menciona a personajes como Simon Le Bon, Paul Young, Rambo o Natassia Kinski. Por encima de todo sobresale la voz de Paul, siempre imponente, pero el resto no acompaña como debiera y se queda en una canción mediocre.

Dicho lo cual no queda más remedio que reivindicar ciegamente a Paul Heaton, a The Housemartins y a The Beautiful South.



21 may. 2015

1000 Mexicans 'Diving for Pearls'






1A-. Diving for Pearls


1B-. The Diplomat



año: 1985
sello: Zoco Rds. (Fire Rds.)
referencia: SZ5.04


En el anterior post hablaba de un disco de una banda independiente británica (Bradford) que editó aquí otra compañía independiente (DRO), y es que a finales de los 80 era habitual sorprenderte viendo discos de compañías independientes británicas (no sólo 'grandes' como Creation o 4AD) editadas por otras nacionales (DRO, La Fabrica Magnética, Gasa...).

Pero el caso es que había otras compañías más pequeñas todavía, que no sé porque razón, bien no sabían muy bien lo que editaban o lo confundían con otro estilo o yo que sé, pero editaban discos que ni dios conocía por aquí y que algunos de ellos son ahora carne de cañón para coleccionistas. Me viene a la cabeza el caso del sello barcelonés Grind que en teoría sacaba maxis de house, electrónica... pero que por alguna extraña razón sacó algunos discos del maravilloso sello Subway Organization, pero es que encima eran ediciones especiales que recopilaban sus singles como el caso de Razorcuts o The Flatmates.

Muy claro es el caso de Contraseña Rds. de Valencia que también se dedicaba al house y baile en general y le dió por crear un subsello llamado Old Gold que también sacó discos de Mood Six, Pop Will Eat Itself, el increíble 12" de Raw Herbs (de Medium Cool) o incluso del grupo que hablo hoy aquí (1000 Mexicans).

PDI era otro cajón de sastre que entre mucha morralla encerraba joyas ocultas como The Monochrome Set, Eyeless in Gaza, Men Without Hats, de nuevo 1000 Mexicans y que a su vez distribuía vinilos de Discos Victoria donde nos podíamos encontrar por ejemplo con los primeros trabajos de los maravillosos The Go-Betweens o The Fall, una locura.

Por eso no es de extrañar que en esos años acudiese a la sección de Maxis de electrónica de El Corte Inglés, frecuentase tiendas de house como Quality y rebuscase en toda cubeta de Maxis-12" con la esperanza de encontrar mezclado con cientos de discos para djs alguna copia de algun grupo indiepop como más de una vez ocurrió.

Todo esto viene a cuento de este single del grupo synth-pop oscuro, 1000 Mexicans, cuyo single encontré hace poco tirado en una cubeta de todo a un euro y cual fue mi sorpresa al descubir que quién lo editó aquí fue la compañía Zoco Rds., ¿quién coño eran esos? Buscando información veo que solo sacaron un puñado de discos de los cuales solo conozco a Aurelio y los Vagabundos, un grupo que poco tiene que ver con los británicos que hoy recupero. Sea como fuera, imaginad como estaban las cosas en 1985 que este single lo editó Zoco Records (en Uk Fire Rds.), su 7" 'Under Construction' lo sacó PDI, y ese mismo en 12" lo sacó Old Gold , los de Contraseña Rds., (Abstract en UK). Y por último, el primer LP lo publicó en España Producciones Twins. Total, cuatro compañías diferentes solo en España. Y todo por un grupo que no es nada del otro mundo, y que yo conocí gracias al magnífico recopilatorio de Fire Rds. 'The Great Fire of London' donde compartían vinilo con The Parachute Men, Pulp, Close Lobsters o The Blue Aeroplanes.

Su canción 'Diving for Pearls' fue de lo más conocido de la banda y es una mezcla entre los primeros Spandau Ballet, algo de June Brides, un poco de Joy Division...., electro-pop-oscuro. Algo que se llevaba mucho en el Levante español en los 80 dónde aterrizó mogollón de música independiente británica que luego se encargaron de distribuir a precios de oro distribuidoras como Radical (que incluso llegó a abrir sucursal en Madrid) o Discos De Plástico. Cuando miro ahora los catálogos que tengo en casa y veo los precios alucino....

La cara B, 'The Diplomat' es más parecido a una mezcla Depeche Mode-Kraftwerk. donde abusan más de sintes y abandonan las trompetas y las melodías. En cualquier caso fue un grupo que debió de gustar ya que veo que apenas hace dos meses tocaron en Valencia con una buena entrada e incluso presentaron un nuevo single. ¡La de vueltas que da la música!

17 may. 2015

Bradford 'Gang of one'






1A-. Gang of One


1B-. Skin Storm




año: 1990
sello: D.R.O. (The Foundation Label)
referencia: 1D-0719


Madurez. ¿cuando llega? ¿a los 30? ¿a los 40? ¿45?.... Musicalmente y según un estudio que salió a la luz hace poco, se llegaba a la conclusión de que a los 33 años ya se dejaba de escuchar grupos nuevos y más o menos venía a decir que a partir de entonces solo escuchas grupos y discos de épocas anteriores. Supongo que en muchos casos es así pues a esa edad 'maduras', comienzas relaciones duraderas, tienes hijos, trabajos que te exprimen y el poco tiempo que te queda no lo 'inviertes' en descubrir nuevos grupos o nuevos estilos. En mi caso no ha sido así, siempre me ha quedado tiempo para descubrir nuevos grupos, nuevos estilos, escarbar en décadas pasadas y engancharme a las novedades que van saliendo a patadas cada día.

Eso sí, es cierto que siempre hay una década o etapa que te marca musicalmente, unos años que aparecen un gran número de grupos que te apasionan, te enganchan y permanencen en tu corazón para toda la vida. En mi caso, ni que decir tiene que esa época es la que marca la cabecera de este blog (1985-1994) que coincide con mi huida de la adolescencia y el disfrute de mi plena juventud (de los 16 a los 26 años). Probablemente no sea precisamente el cúlmen de mi madurez, pero si fue cuando más experimenté mi pasión por la musica, y cuando escuché la música que más me ha marcado.

Posteriormente llegó el renacer de la música independiente a finales de los 90 y tras unos sosos 2000, a partir de 2010 volví a disfrutar de la música con un aluvión de nuevas bandas y el regreso a la escena de aquellas que 20 años antes me habían emocionado. El comienzo de este blog en 2006 me ayudo a recuperar aquellas bandas de los 80 y también me sirvió para adornarlas con vivencias pasadas y del presente.

Dentro de los grupos que me gustaban en los primeros 90 estaban los que me divertían, hacían reir y bailar, y los grupos 'maduros', serios, profesionales, adultos... vaya, los grupos que se supone que no le suelen gustar a un chaval de 20 años. Pero yo siempre he sido un poco rarito para esto de la música, he ido contra corriente y nadie ni nada me ha condicionado a escuchar lo que realmente me apetecía escuchar. Total, que llegamos a uno de esos grupos 'maduros', serios... que salieron por entonces a miles, Bradford.

Uno de esos grupos que tras un par de singles buenos deciden, tras las buenas criticas y algún buen apadrinamiento, grabar un disco con la esperanza de crecer y finalmente se quedan ahí, estancados, olvidados y que terminan por desaparecer hasta que con suerte les llegue su época de revival 20-25 años después, cosa que no ha sucedido. Bradford grabó un buen single de debut lo que les valió para que el sello francés Midnight Music les sacara un Mlp previo a su fichaje por la independiente The Foundation Label que distribuyó con más o menos suerte Sire/Warner. Aquí a España llegó de la mano de DRO, que eran los encargados de acercarnos mucho del material independiente que aparecía en las islas, no solo sellos 'grandes' como Creation, 4AD o Fire Rds. , sino de sellos mucho más pequeños como The Foundation Label o McQueen.

Indepedientemente del Lp 'Shouting Quietly' , DRO publicó este single que The Foundation Label solo había sacado en 12", y lo hizo incluyendo en la cara B el otro tema estrella de la banda, 'Skin Storm'. Tanto ésta como la cara A 'Gang of one' , nos presentan a un grupo sobrio, compacto, con una gran voz y muy buena producción. Me recuerda mucho a los grupos de Medium Cool como The Waltones o The Corn Dollies, o también a The June Brides o  The Man From Delmonte,  a veces con un toque 'duro' pero con melodías puramente pop sobre todo en 'Skin Storm'

Un grupo adulto y maduro para todos los públicos, no es lo que llevará un chaval de 20 años en su ipod, ni lo que pincharán en tu garito favorito, ni siquiera venderán sus discos en gavetas de todo a 1€, pero es uno de los grupos necesarios para todos los que amamos la música y que siempre los recuperas en momentos puntuales. Gracias Bradford.

3 may. 2015

Los Flechazos 'Si tú te vas'






1A-. Si tú te vas


1B-. El Faro


2B-. Stop! in the Name of Love




año: 1994
sello: Elefant Records
referencia: ER-174


Han pasado ya unos días desde el último 'Día de las tiendas de discos' y no ha conseguido más que reafirmarme en mi desconfianza y desapego hacía estos días en los que se fomenta/incita el consumismo extremo, en este caso de discos. No se trata de tirar piedras sobre el propio tejado pero una de las principales conclusiones que se saca es que el que compra discos los 365 días del año no necesita de este día para hacerlo, al igual que no necesita del día de los enamorados para regalar algo a su chico/a ni del día del padre/madre para demostrar su amor hacia los padres. Y el que sólo compra discos ese día me parece un necio y un falso. Por otro lado me resulta muy triste que haya que 'animar' a la gente a que compre discos con anzuelos como ediciones limitadas que son carne de cañón para las pirañas hambrientas de los vendedores en ebay y discogs. Conseguir ese preciado objeto supone un esfuerzo enorme para el comprador habitual que ya ve aumentado en demasía el precio del producto, amén de las colas, gestiones o chanchullos que necesita para reservarlo como para que encima se quede sin él y al día siguiente lo vea a la venta en alguna de estas webs a precios desorbitados. ¡Qué lástima!. Luego está el tema de la moda de los vinilos que no ha hecho más que inflar más si cabe la burbuja en la que se encuentra inmerso el mercado musical (de vinilos en concreto). A la subida de precios de la fabricación, se suma también el de las distribuidoras y por ende el de las tiendas. ¿Quién se puede permitir comprar 12" a 20€? ¿y 7" a 8-9 o incluso 12€? Esto va a reventar y volveremos a quejarnos de que no se venden discos. Y que hablar de tiendas de segunda mano que fijan los precios en base a lo que marca ebay o discogs incrementando su porcentaje. Un single que en discogs se ¿venda? por 7€ no bajará de 10 en una tienda de segunda mano cuando el valor real de ese disco quizá no llegue a los 5€ y eso sin contar que en muchos casos el estado del vinilo y/o la carpeta es lamentable. Me da mucha pena el estado en que se encuentra el mercado musical en estos momentos. Cuando aparecieron los cds nos vendían que la calidad era infinitamente superior a la del vinilo, que duraban toda la vida, que eran más cómodos.... y todos a comprar en cd lo que ya tenían en vinilo. Ahora nos venden lo contrario, que los vinilos suenan mejor, que son más guay, que el diseño luce más... y todos a comprar las reediciones en vinilo de lo que ya teniamos en cd y previamente en vinilo. De locos.

Si salgo ese día es para disfrutar del ambiente, ver alguna actuación y ya de paso comprar un disco. En esta ocasión tuve la suerte de encontrarme con el gran Alejandro Díez (Los Flechazos/Cooper) comentando la reedición del tercer Lp de Los Flechazos a la vez que se reeditaba el último trabajo de Cooper agotado hace unos meses. Da gusta encontrarse con gente que AMA la música, disfruta de ella y se emociona con ella. Además es de las personas que transmite energía positiva y buen rollo, un tío que siempre me ha caido genial pese a no conocerle personalmente. La clase de persona que al igual que Jonathan Richman o Nick Lowe, por poner dos ejemplos, sabes que no te va a engañar ni defraudar, va a darlo todo en cada nota, cada letra, cada canción, porque vive la música, su alma tiene melodía y su corazón late al compás de una canción, y eso se nota y cala muy dentro de los que amamos la música. Y allí estaba él en Escridiscos tratando de transmitir eso, el amor por la música, cuidar a los grupos, comprar discos, ir a conciertos.... pero no sólo ese día sino día tras día todo el año. A mí desde luego no me tiene que convencer.

Tengo que reconocer que mis discos favoritos de Los Flechazos son los dos primeros, quizá los más 'fáciles', los más sencillos, los más 'juveniles', pero que le voy a hacer, crecí con ellos y los recuerdos que tengo son cantando Viviendo en la era Pop y el Surf de la Botella. Disfrutando de su ingenuidad, su elegancia, la sonrisa de Alejandro contrastando con la seriedad del resto del grupo, la imagen de Elena a los teclados....

Este single no pertenece a esa primera etapa, no son las canciones que más me apasionan, son de cuando Elefant les rescató para publicarles sus útlimos trabajos previos a la aparición de Cooper y cuando yo ya les había perdido la pista, pero aún así destilan ese aroma 60s que tanto ha caracterizado al grupo durante toda su carrera. 'Si tú te vas' y 'El faro' están incluidas en su quinto Lp 'Alta fidelidad', gran título, gran portada y como siempre grandes canciones que siguen el patrón del que nunca se alejaron. Para cerrar el 7" está la versión instrumental del 'Stop in the name of love' de The Supremes, un precioso regalo para redondear este single.

Compra discos, disfruta de la música, ve a conciertos, baila, ríe, AMA la música.... escucha a Los Flechazos.