20 oct. 2019

The Peechees 'Cup Of Glory'






A1-. Cheap Fun   listen / download
A2-. Grease   listen / download

B1-. Fine Watch   listen / download


año: 1994
sello: Kill Rock Stars Records
referencia: KRS231


Supongo y espero que TODOS sabréis ya que hace unos días Comet Gain han sacado nuevo Lp, el octavo en su brillante carrera, titulado 'Fireraisers, Forever!' y el primero que publican en el sello Tapete Records. Es de agradecer en grupo como ellos que después de más de 25 años se mantengan igual combativos, directos y cautivadores. Pese a que sólo se mantenga de la formación original su lider y cabeza visible David Christian (Feck), creo que cualquiera de sus discos o canciones de su amplia trayectoria me transmite exactamente lo mismo a pesar de los cambios de formación o discográfica.

Ya hace 10 hablaba de ellos por aquí comentando su primer single 'Holloway Sweethearts' y terminaba la narración con la desbandada de la primera formación en 1997 para dar paso a Velocette manteniéndose únicamente el susodicho David al frente. Pues bien, a partir de ese año disfrutamos de la etapa más punk de Comet Gain, y entre 1998 al 2008 publican los discos 'Tigertown Pictures', 'Réalistes' y 'City Fallen Leaves', que muestran su lado más sucio e incisivo (al menos los dos editados por Kill Rock Stars). Y es justo cuando me veo buscando un single sobre el que escribir, cuando me topo con este anaranjado single del grupo The Peechees que ata cabos en la conexión con Comet Gain.

Su cantante Christopher Applegreen, cofundador del sello punk por excelencia Lookout! Records,  junto a su compañera de grupo y exmujer Molly Neuman (Bratmobile), también fue miembro temporal de Comet Gain, concretamente tocando la batería en el Lp Réalistes, instrumento que ya tocaba en su anterior grupo punk The Potatomen.

La verdad es que The Peechees encajan bastante bien en la filosofía de lo que fueron, son y serán Comet Gain, su actitud y su espíritu rebelde es similar aunque musicalmente los Californianos tienen un sonido más punk guerrillero. En lo que los dos grupos coinciden es en sus lazos con el movimiento Riot Grrrl que encabezaban Bikini Kill o Sleater-Kinney.

No recuerdo como llego a mis manos este single, hubo una época en que estuve más enganchado al sonido punk de grupos de Lookout o Kill Rock Stars y probablemente en algún pedido apareció este 7", quizá tras escucharlos en el explosivo recopilatorio A Slice of Lemon. Ahora lo escucho y, sin desagradarme, tampoco me transmite las sensaciones que quizá lo hacían hace 20 años.

'Cheap Fun' nos avasalla con su sonido troglodita, los aullidos de Christopher, con sus ráfagas de punteo de guitarra y esa batería machacona. 'Grease' continúa con su sonido sucio y sus guitarras marcadas, las frases salen escupidas con rabia por parte de Christopher y las guitarras por momentos parecen motosierras. Más de lo mismo, mala leche concentrada en menos de dos minutos.

La cara B es mi canción preferida, 'Fine Watch', que parece un discurso enfurecido y violento que por momentos se ve suavizado con la voz de fondo de Molly, pero que con el paso de los segundos va ganando en fuerza y fiereza. Una verdadera bomba punkrock.

La vida de The Peechees no fue más allá de un par de años en los que grabaron dos Lps y un puñado de singles a los que sinceramente no presté mucha atención, demasiado ruido para mis oídos....



6 oct. 2019

Aspidistra 'Cradle'




A1-. Demand Better Protection   listen / download

B1-. Cradle   listen / download


año: 1992
sello: Fluff Records
referencia: honey five


Cuando uno anda espeso y trata de entontrar la luz, por más que lo intente, lo único que va a conseguir es encontrar agujeros sin fondo, caminos infinitos o espirales en bucle. Algo parecido es lo que me ha sucedido a mi hoy tratando de buscar un nuevo single del que hablar.

Debo reconocer que no ando sobrado de muchos discos brillantes por mostrar en el blog, aunque creo que todavía tengo material para seguir algún añito más (sobretodo al ritmo de tortuga que llevo) y por el camino espero también poder conseguir alguno de esos maravillosos singles que ansío tener.

Mientras tanto, iré tirando de esos 7" que han pasado desapercibidos y sin hacer ruido por mi colección y que rara vez han sonado en el tocadiscos de casa. Algunos tan desconocidos como éste de una banda escocesa de Perth que unicamente grabó tres singles, dos en este pequeño sello de Leicester donde también se publicaron cosas de Boyracer o Hood  y el primero que les publicó el sello Lust Recordings, hogar de Lavender Faction o St. James Infirmary.

Al ir a buscar información de la banda, con lo primero que me topo para variar, es Cloudberry, el blog de mi amigo Roque... buscando información de la banda también! eso sí, no debió indagar mucho porque en la siguiente búsqueda que hice dí con un blog de shoegaze en francés en la que hablan algo del grupo y de sus tres referencias. Mencionan la minúscula y emergente escena shoegaze emergente en el norte de Inglaterra junto con grupos del también sello Lust como Feral, Mr. Peculiar o los más famosetes Lavender Faction. Este es un sello al que tenía un poco de manía cuando lo conocí y únicamente compré en su día el maravilloso single de St. James Infirmary 'Angelkagool'. Sin embargo escuchando ahora el single de Aspidistra me doy cuenta que está bastante bien, más pop y más cuidado que éste que hoy comento, sobretodo 'Sunrise' e 'Ignite'.

El tercer y último 7" del grupo que podéis escuchar aquí es el más oscuro, espeso, misterioso y difícil de digerir y no sólo por los ¡siete! minutos que dura cada una de las canciones. 'Demand Better Protection' tarda unos segundos en arrancar y cual película de terror entremezcla sonidos diabólicos con guitarras amenazantes, la voz aparece poco y cuando lo hace se inserta susurrante entre lo que parece un apocalipsis de sonidos maquiavélicos. Tal saturación de sonidos durante siete minutos se hace difícil de sobrellevar y creo que sólo los muy amantes del shoegaze extremo podrán disfrutar de ello. Algo que no cambia mucho con la cara B, 'Cradle, todo me traslada a sonidos sacados de un garaje destartalado en las afueras de un pueblo máldito, historias macabras contadas mientras llueve a mares, herramientas punzantes usadas como instrumentos o a gritos de terror. En definitiva, shoegaze durillo de llevar de un grupo que probablemente no volveré a escuchar nunca.... o sí.