28 abr. 2009

The Proctors 'Moon song'



1A-. Moon song
1B-. Wish my days away

Sunday Records sunday 037 (1994)


Echando un vistazo a la siempre interesante página de nuestro amigo Roque (Cloudberry Records), descubro que en su afán imparable de dar a conocer a cuantos más grupos mejor, sean nuevos o sean 'viejas glorias del indiepop', acaba de lanzar una nueva colección de CD-R titulada 3 inch CD-R Classics (a blast from the past) en la que recupera con nostalgia bandas de un todavía cercano pasado indie. En su primera referencia nos ofrece 6 canciones de The Artisans entre las que se incluyen las dos que aparecieron en su brillante single ya comentado aquí. La segunda y última hasta el momento es la que tienen como protagonistas a The Proctors, banda que a mediados de los 90 surgieron de las cenizas de The Cudgels para publicar un par de singles y un Lp en el sello Sunday Records.
Tengo que decir que The Cudgels fueron una de las bandas que más me impactaron con la llegada de los 90, su brillante maqueta, sus flexis, la enorme 'Joybang!'.... fueron banda sonora constante aquellos días, sin embargo cuando en el 93 se separaron y me enteré que Gavin, Adrian y Stephen emprendían una nueva aventura bajo el nombre de The Proctors, reclutando a la hermana de Gavin (Christine) como vocalista, sentí una mezcla de ilusión y escepticismo que se convertía en temor a la hora de escuchar los nuevos temas del grupo. Siempre me quedaba la confianza en el buen gusto del sello Sunday Rds. a la hora de escoger a sus grupos, y así fue como en 1993 recibí su single de debut 'Baby blue', que sin entusiasmarme tanto como sus predecesores, dejaba claro que la incorporación de Christine dotaba a la banda de una dulzura de la que antes carecían. Al año siguiente publicaron el single que ahora comento aquí, compuesto unicamente por dos canciones que reflejan la madurez y evolución del grupo hacia sonidos más limpios.
El tema que da título al 7" es 'Moon song', una plácida canción con sonidos etéreos, cristalinos y mansos que se alejan bastante de lo que estabamos acostumbrados a escuchar con The Cudgels, acercándonos más a bandas como Po! o The Rileys con un pequeño toque de oscuro de misterio cercano a His Name is Alive o Cocteau Twins. La cara B es 'Wish my days away', un tema más animado y alegre que se asimila más a lo que luego nos ofrecieron con su Lp de debut 'Pinstripes & gentlemen' donde la banda alcanza su máximo nivel, pese a lo cual fue lo último que grabaron hasta que ahora podemos recuperarlos gracias a Cloudberry Records.
Nunca es tarde si la dicha es buena, así que ya puedes moverte por internet y localizar cualquiera de sus discos, recuerda que en Heaven Records todavía se puede conseguir su single de debut.

20 abr. 2009

Comet Gain 'Holloway sweethearts e.p.'



1A-. The kids at the club 
2A-. Goodbye part one

 1B-. Another weekend
 2B-. Ipcress time


Soul static sound SOUL 5 (1994)




Suele ser algo habitual que en mi cumpleaños siempre reciba de regalo de parte de mi hermano mayor un disco o Dvd musical, algo que por norma suele ser una novedad o una reedición chula de alguno de mis grupos favoritos. Aquel octubre de 1995 y para celebrar mi 26 cumpleaños, recibí como regalo el CD de unos para mí desconocidos Comet Gain y su trabajo de debut Casino Classics. Ante mi cara de sorpresa y mi incapacidad de poder decir 'como mola', 'justo el disco que quería' o 'que ganas tenía de escucharlo', mi hermano se adelantó a decirme que había sido una recomendación de Javi R. (de nuevo) y que estaba seguro de que me encantaría, ya entonces me quedé tranquilo y supe de la calidad de ese disco que tenía entre mis manos. En un primer vistazo, comprobé que lo había publicado Wiiija (sello predilecto de J.) y que por entonces era referencia dentro del indiepop más radical y punkarra, con bandas bandera del movimiento riot grrrl como Huggy Bear, los chirriantes Jacob's mouse o los hasta entonces desconocidos Cornershop. Sin embargo, la referencia WIJ 42CD escondía canciones que nada tenían que envidiar a los grupos abanderados del indiepop más dulce e ingenuo, con toques sixties, northern soul y un poquito de psicodelia. Las comparaciones con The Pastels eran evidentes cuando la voz de Sarah reblandecía las melodías, también se podía encontrar detalles que nos recordaban a Talulah Gosh y cuando David tomaba el mando a las voces nos transportabamos a los 60 metidos en un garage y sin poder parar de bailar. Ese disco fue uno de mis favoritos de ese año, quizá la diversidad de sonidos, los contrastes entre lo delicado y lo crudo, lo dulce y lo amargo, lo sencillo y lo trabajado, hacían que no me cansase de oirlo y canciones como 'Footstompers', 'Another girl' y sobre todo 'Just fourteen' se convirtieron en clásicos en mi reproductor y en las típicas cintas recopilatorias que me hacía para llevar en el radiocasette del coche.

Así fue como al año siguiente, en mi primera visita a Londres, busqué desesperadamente cualquier cosa de los británicos, empezando por las dos tiendas Rough Trade y siguiendo por las múltiples Music & video exchange de la ciudad, auténticas minas de oro en aquellos tiempos. Por entonces acababan de sacar su estupendo single 'Say yes!', que pronto se vió acompañado en mi macuto por el single que hoy comento y del que hasta entonces no tenía conocimiento de su existencia, 'Holloway Sweethearts ep'.

En sus inicios la banda estaba compuesta por Sam, Jax, Sarah, Phil y David y con esa formación aguantaron hasta 1997, cuando tras publicar su segundo Lp 'Magnetic poetry', todos menos David dejaron el grupo para formar Velocette y Comet Gain tuvo que ser reconstruida alrededor de David Charlie Christian Feck con cuatro nuevos miembros, pero esa es una historia de la que hoy no voy a hablar aquí, pese a que siga encantado con todos los trabajos que han grabado hasta la fecha.

Este single artesanal publicado en el sello Soul Static Sound, es el quinto del sello tras los de Skinned Teen, Element of Crime y God is my co-pilot y recoge algunos de los primeros temas de Comet Gain. Abre el 7" 'The kids at the club', sí, la versión original del tema incluído en su Lp de 2002 'Realistes', pero mucho más 'desnuda y enlatada', eso sí con todo el aroma y sabor de un guateque sesentero. Le sigue 'Goodbye part one', donde David canta de nuevo dejándonos toda la esencia garagera de la banda. La cara B comienza con 'Another weekend', y por fin nos encontramos con la delicada voz de Sarah Bleach (creo recordar que me comentaron que en aquella época salía con Matthew 'Heavenly') y que dota a las canciones del grupo de un encanto del que antes quizá carecía. Sin embargo mi canción favorita de este single es la última, 'Ipcress time', sencilla, directa, inocente, punk, pop.... una especie de Tiger Trap cruzado con Talulah Gosh.

Afortunadamente, Comet Gain siguen publicando singles, y es que creo que este es el formato ideal para la presentación de sus canciones, y sino, a que esperas para escuchar 'Say yes!' o 'Strengh' o 'If I had a soul'....

12 abr. 2009

The Hummingbirds 'Word gets around'



1A-. Word gets around

1B-. Today of all days


rooArt 876 370-7 (1989)


Últimamente estoy pasando una etapa en que todo me 'huele' a Australia. Noticias, comentarios, deportes, música... me han transportado a Australia en las últimas semanas. Para rematarlo, el sábado pasado paseando plácidamente por la plaza del 2 de Mayo, me acerqué a uno de los puestos del minimercadillo a curiosear entre un puñado de vinilos en busca de algo interesante, y mira por donde, me encontré con el single 'Blush' de los australianos The Hummingbirds, asíque por un mísero eurillo ¿como no iba a llevarmelo a casita pese a tener desde hace tiempo el Lp y haber oido la canción cientos de veces?

La fantástica banda aussie se convirtió pronto en una de mis favoritas desde que cayó en mis manos el increíble loveBUZZ, álbum con el que debutaban en 1990 y que contenía algunos de los temas más espectaculares que había escuchado por entonces. Aportaban la fuerza y energía que quizá les faltaban a The Darling Buds, pero manteniendo en todo momento su gracia y frescura. Podías escuchar el disco del tirón y no parabas de encontrarte 'jitazos' de la talla de 'Blush', 'She knows', 'Hollow inside'... y así hasta el tema 14 'Miles to go' el único un poco más flojo del Lp. La banda formada por Simon Holmes, Mark Temple, Alannah Russack y Robyn St. Claire grabó sus primeros 4 singles para el sello independiente Phantom Records (para el que también grabaron sus compatriotas Even as we speak), entre esos 7" se podían encontrar canciones que más adelante escucharíamos en su Lp de debut, como 'Alimony', 'Get on down', 'Three in the morning' o 'Everything you said' y que podéis recuperar a través de sus videos en su página de myspace. Sin embargo mi canción favorita del cuarteto es la que hoy comento aquí 'Word gets around'.




A este single le guardo un gran cariño principalmente porque fue un regalo de Javi R., una de las personas que más me enseñó a apreciar la música y gracias al cual descubrí un gran número de bandas interesantes. Además con su portada 'Beatleizada', su maravillosa cara A y su cara B inédita ya me tenía completamente rendido a sus pies. El inmejorable comienzo de 'Word gets around' ya nos predispone para escuchar una avalancha de guitarras que luego se verán aderezadas con la suave voz de Simon y los encantadores coros de Robyn. Por ponerle un pero, quizá deberían haberse desmarcado un poco del guitarreo final en favor de un estribillo que no cansa por mucho que se escuche. A los que se les cae la baba ahora con The Pains of Being Pure at Heart les recomendaría que escuchasen este o cualquier tema de los australianos para descubrir a uno de los mejores grupos de powerindiepop de la época.

La cara B es toda una deliciosa sorpresa, 'Today of all days' mantiene toda la esencia de la banda, pero dotando a la canción de un toque pausado y un pelín oscuro que la hace diferente al resto de temas. Me encantan los juegos de voces con los que juguetean todo el rato y por otro lado el descanso que dan a las guitarras más estridentes.

Posteriormente editaron solo para Australia su segundo Lp 'Va va boom' que lejos de dar un bajón, mantiene el listón bastante alto con temas de la talla de 'Defiant', 'Two weeks with a good man in', 'If a vow' o 'Try so hard'. Poco más dio de si la banda, que se separó en 1993 y que nos dejó para la posteridad un par de grandes éxitos que supongo que recogeran lo mejor de la discografía del grupo. Sus miembros siguieron diferentes caminos, así a Robyn St. Claire tuvimos la oportunidad de seguirla de la mano de Nic Dalton en proyectos tan interesantes como Love Positions o Godstar. Por su lado Simon Holmes toca con Her name in lights junto a Mary Wyer (ex-Even as we speak) y Alison Galloway (ex-Smudge).

Sin duda, The Hummingbirds es y será uno de esos grupos que no me cansaré de escuchar con el paso de los años.


7 abr. 2009

Red Chair Fadeaway / Fudge flexi



1A-. Red Chair Fadeaway - Never Remember
2A-. Fudge - Girl Wish


Waterbomb! Records Splat 002 (1991)


No se que me ocurre últimamente que no me da por elegir grandes singles que cambiaran mi vida o que pusiese insistentemente en mi plato, no me apetece comentar acerca de bonitos singles de Sunday o Sarah, con melodías alegres y luminosidad a raudales. Creo que llevo una temporadita un poco rayado en general y eso me afecta en la música en particular, y os prometo que no me meto de nada, ni coca, ni pastis... mi única droga es la cerveza. Sin embargo, las últimas entradas en este blog dan que pensar, se respira mucha sustancia alucinógena o esa impresión me da a mi...

Escuchando de nuevo a mis queridos Bee Gees (de quienes se ha reeditado ahora su imprescindible Odessa), me topo con la maravillosa canción Red Chair, Fade Away de su álbum de debút, lo cual me da pie a recuperar este flexi compartido por estas dos bandas y que en su día nos ofrecía el fanzine/sello Waterbomb!. No tengo ni idea si los británicos Red Chair Fadeaway escogieron su nombre pensando en los tres hermanos angloaustralianos, pero yo creo que es bastante probable que sí, teniendo en cuenta sus similitudes entre ambos a la hora de saber impregnar estupendamente aires pop a todas sus influencias folk y psicodélicas. Es curioso que hable antes de este proyecto de Tim Vass que de la banda que le llevó a la 'fama' y de la que hay miles de devotos repartidos por todo el mundo, The Razorcuts. El caso es que tras la disolución de la estupenda banda de Tim y Gregory Webster, ambos tomaron rumbos diferentes, mientras el segundo formaba junto a su novia Elizabeth Price (ex-Talulah Gosh) la angelical banda Carousel, Tim se llevaba consigo al batería Struan Robertson y junto a Shirley Souter y Richard Mason formaba Red Chair Fadeaway. En 1991 publicaron este flexi que posteriormente se vería incluído en su Lp 'Curiouser and curiouser' donde se recopilaban 21 de sus primeras canciones, para un par de años después lanzar lo que sería su último trabajo, el Lp 'Mesmerized'.

La canción que pertenece a este flexi es 'Never Remember', un tema extraordianario, que recoge el lado campestre y juguetón de The Razorcuts, pero al que dotan de un pequeño soplo psicodélico con el organo de fondo pero en el que sobre todo destacan las guitarras Byrdianas y la dulce voz de Shirley que, salvando las distancias, nos puede recordar a Ruth Miller.

La otra banda que nos ocupa es Fudge, grupo que también publicó un single en el sello norteamericano The Bus Stop Label bajo el nombre Engine nº9 y del que nunca he sido muy fan. 'Girl wish' es un tema pseudogrunge, a veces plomizo, sucio, en que predominan las guitarras afiladas pero con un atractivo estribillo. No es precisamente la canción con la te engancharías a un grupo, pero tampoco es para tirarla a la basura.

Cuando me encuentre de buen ánimo, optimista y con energía ya hablaré de The Razorcuts, un grupo con una calidad increíble que consiguió enamorarme y que fue vital para entender y descubrir lo que significó el indiepop a finales de los 90. Un grupo mágico.