21 jun. 2015

The Mock turtles 'And Then She Smiles'







1A-. And Then She Smiles



1B-. Another Jesus Walks on Water (live)



año: 1991
sello: Siren Records
referencia: SRN 139


Bueno, hoy comienza oficialmente el verano y ya tengo más o menos programadas las vacaciones. Tras una semana de desintoxicación madrileña haciendo el Camino de Santiago, volveré a trabajar otro mes para posteriormente a mediados de Agosto visitar por primera vez una ciudad a la que llevo tiempo con ganas de ir, Manchester. Con la excusa de asistir a la primera edición del Manchester Popfest, la ilusión de poder asistir a un partido de la Premier (ese City - Chelsea), las ganas de recorrer sus calles y el deseo de acercarme a Liverpool a conocer Anfield y The Cavern, por fin ya he atado el viaje.

No tengo ni idea que sensaciones serán las que sienta al adentrame en sus entrañas, cierto es que siempre ha tenido fama de ser una ciudad fea, industrial, gris... al igual que decían que lo era Bilbao, no se si algo habrá cambiado en los últimos años pero confío en que ofrezca ese aroma a música con el que siempre la he asociado. Particularmente la relaciono con The Smiths, también a New Order, claro o a James, pero hay algunos lazos tan estrechos que saltan automáticamente: Liverpool - The Beatles, Nueva York - The Velvet Underground, Manchester - The Smiths...

Posteriormente, a finales de los 80 surgió ese movimiento que le daba una vuelta al sonido que caracterizaba a la ciudad, un sonido al que bautizaron como Madchester y que incluía toques psicodélicos, house, funk, ese wah-wah infernal... todo sobre una base pop que perdurará por los tiempos en casi todos los grupos británicos.

Nunca me gustaron especialmente los grupos que lo integraban, quizá fue porque uno de los primeros que escuché fueron The Happy Mondays a los que cogí instantaneamente mucha manía, pero luego escuché la farfisa hipnótica del This is how it feels de The Inspiral Carpets y me enamoré de ellos, de su psicodélia, de su imagen, de sus vacas, de sus videos y por supuesto de sus canciones. Casi a la vez apareció otro grupo que me encantó, The Stone Roses, lástima que su legado se quedó en un primer Lp fantástico e imprescindible, y un segundo Lp mediocre seis años después del primero.

El resto de grupos no me interesaron mucho, ni The Charlatans, ni The Farm, ni Northside, ni 808 State, ni siquiera los que hoy aparecen rebotados por este blog: The Mock Turtles. El grupo se formó en el 87 y comenzaron a grabar para el pequeño sello Imaginary Records que ya conocía de grupos como Cud, Benny Profanne o Mirrors over Kiev. Tras varios singles y 12" llegó su albúm de debut 'Turtle Soup' en el que sobresalían ante todo sus dos éxitos posteriores 'Can you dig it?' y 'And then she Smiles'. La primera fue curiosamente cara B del single 'Lay me down' y fue más tarde reeditada por el sello Siren ya como cara A en múltiples versiones. Lo mismo ocurrió también con la segunda que es el single que hoy comento.

'And the she smiles' no es tan pegadiza y machacona como 'Can you dig it?' pero sin embargo se olvida de algunos de los tópicos de los que hicieron gala muchos de los grupos de sonido Madchester, suena más limpia, más clásica y con unos coros poco habituales dentro del movimiento. La cara B es una versión en directo del 'Another Jesus walks on water', perteneciente a su primer album y en la que se muestran más 'duros' pero sin llegar a enganchar como lo hacen con la cara A.

Ni que decir tiene que tras el 'Turtle Soup', su carrera se frenó en seco y el segundo disco fue un fiasco y el sello se deshizo de ellos, ya no tenían nada que aportar y su fama se esfumó hasta que en 2002 Vodafone les rescató para una campaña publicitaria de la marca que les hizo volver a saltar a la palestra efímeramente, como a tantos otros....

14 jun. 2015

Dreamscape 'Blackflower'






1A-. Blackflower



1B-. Evergreen




año: 1990
sello: A Turntable Friend
referencia: turn 04

Para alguién tan maniático de los números como yo, no resulta extraño que analice los hechos que suceden en mi vida en base a ellos. Nací a finales de 1969 y mi número favorito es el 9, sin embargo la casualidad ha hecho que la gran mayoría de los acontecimientos importantes en mi vida tanto en lo personal, como lo profesional, ocio.... se hayan dado un pelín más tarde, justo en los años terminados en 0 y 5, principalmente 1995, 2000, 2005, 2010, 2015.

Ni que decir tiene que 2015 está cumpliendo las expectativas, los que me conocen lo sabrán. El hecho de que haya estos cambios cíclicos ha traído en la gran mayoría de los casos situaciones positivas, acontecimientos que han sido marcados en rojo en el calendario y recuerdos imborrables que perdurarán por siempre. Pero incluso los negativos deben de servir para lo mismo, para darle la vuelta a la tortilla al asunto y que revierta en algo positivo, y no necesariamente teniendo que esperar 5 años a otro cambio de ciclo :-).

2015 está siendo movido y todavía quedan casi 7 meses para que termine, no se que más deparará, pero cada día que amanece es una incógnita, un huevo por romper, una página por pasar, una puerta por abrir... De momento un cambio muy grande se ha producido hoy mismo, y es el relevo en la alcaldía de Madrid, algo que llevábamos esperando 24 años, más de la mitad de mi vida... Es curioso los comentarios de la gente que tiene miedo a este cambio, gente que ve en Manuela Carmena un ogro que va a llenar las calles de delincuentes, que va a ir a Marbella a quitarnos la casa de verano, que va a traer los Soviets a Madrid, nos quitará el dinero y no se cuantas maldades más. Parece que esa gente no ha sido consciente de los 4 años que hemos pasado con Botella, o los 8 con Gallardón, ¡o los 12 con Manzano!, es que cualquier cosa que pase por horrible que sea siempre será mejor que esos 24 años juntos. Ahora quizá no se acuerden de esos años, pero se pasó de una etapa con el inútil de Manzano (y su esbirro Matanzo) en la que no se hizo nada (bueno) por Madrid a otra con Gallardón en la que se hizo de todo a costa de endeudar hasta las trancas a la ciudad, de los últimos cuatro años mejor ni hablamos.... Ya se están encargando de sacar bazofia y mierda de dónde no la hay, van a ser cuatro años de una oposición dura, muy dura, que más que ayudar a mejorar se dedicará a fustigar e incitar al odio, sólo espero que  el trabajo que dejen hacer a la alcaldesa y su equipo sea fructífero porque no les van a perdonar ni el más mínimo error, ni que en estos 24 años no hubiese habido errores.....

Pero bueno, como lo que se trata aquí es de hablar de música, lo más importante que me ha pasado este año ha sido la celebración de la última edición del Madrid Popfest, un festival que durante 5 años (sí, cinco) ha sido referente para unos cuantos locos amantes del POP y para mí en particular una válvula de escape maravillosa con la que he disfrutado más que con cualquier otra actividad relacionada con la música en toda mi vida. Gracias al Popfest he tenido la oportunidad de conocer gente maravillosa e interesante tanto dentro de la organización como de los grupos o de todos los que se han involucrado en el proyecto. Por eso, el hecho de que se termine ha sido una mezcla terrible entre dolor por su fin y alegría por todo lo disfrutado.

Uno de los grupos 'estrella' que participaron en la última edición fueron Secret Shine, conocidos entre otras cosas por haber formado parte del sello Sarah Records, uno de los abanderados del indiepop en Inglaterra. Pese a que su música se alejaba un tanto de los estándares del sello, dejaron un buen puñado de canciones que permanecerán en nuestro memoria como por ejemplo el Loveblind con el que cerraron su actuación en Madrid.

Paralelamente a Secret Shine, dos de sus miembros (Scott Purnell y Jamie Gingell) formaban junto a Rebecca Rawlings el grupo Dreamscape. El caso es que su música no difería mucho del grupo de Sarah Records, aunque quizá fuese más melódica, más accesible, más dulce con la voz de Rebecca, pero mantenían ese sonido lánguido, sofisticado, tan 4AD. Por suerte, el pasado Marzo durante el Popfest pude conseguir el recopilatorio que publicó el sello Kranky y que contenía su Ep Cradle para La-di-da y otro Ep (Greater than God) que no llegó a ver la luz junto con la demo 'No more but thought', obviando casualmente este precioso single que fue su debut en el sello alemán A Turntable Friend en 1990.

Esta es la cuarta referencia que comento del sello A Turntable Friend, un sello con altibajos, como la gran mayoría, pero del que merecen la pena al menos sus 10 primeras referencias. 'Blackflower' recupera el shoegaze más luminoso, a los primeros Lush o Pale Saints, con la sensual voz de Rebecca, las guitarras incisivas y esa melodía atmosférica que te hace levitar.

La cara B es 'Evergreen', quizá más oscura y espesa pero igual de hipnótica y misteriosa. En conjunto un single bastante interesante que habría sido la guinda de ese maravilloso recopilatorio publicado en 2012.






7 jun. 2015

Pacific ' Shrift'







1A-. Shrift



1B-. Autumn Island




año: 1989
sello: Creation Rds.
referencia: CRE 064
inscripción: A. I have my fingers B. The unemployed queen of Tonga


Pues cambio radical, pasamos de mi época rock-garagera-psicodélica al descubrimiento del indiepop. Y de nuevo agradecer al gran Miguel Stamp el haberme descubierto TANTOS grupos, TANTOS sellos, TANTAS canciones... en una época en la que sin las facilidades que tenemos ahora, habría sido casi imposible.

Pues sí, Pacific eran otro de esos grupos que según él eran LA BOMBA, algo diferente, especial, misterioso, ¿como podríamos vivir sin ellos?. Probablemente sean uno de los grupos más desconocidos y misteriosos del maravilloso sello Creation Records ahora muy en boca de todos por sus recientes reediciones. Únicamente grabaron un par de singles posteriormente recopilados en un MiniLp, poco bagaje para un sello acostumbrado a tener bandas hiperprolíficas como Biff Bang Pow!, The Jasmine Minks, The Jazz Butcher, Teenage Fanclub, Primal Scream, Felt...

Su apuesta era de lo más arriesgado y diferente del sello, nada de pop clásico, nada de melodías, nada de composiciones convencionales. Su sonido elegante y étereo, sutil y lánguido, solamente nos puede recordar a una cóctel entre New Order, The Field Mice y Pet Shop Boys.

Curiosamente, y despues de 175 singles comentados, este es el primero del sello Creation Rds., y es que es un sello del que disfrutaba comprando Lps (o algún Maxi), pero pocos 7" tendré más aparte de este en mis estanterías. Por otro lado, es un disco que venía sin portada y por lo que creo, la versión 7" no la traía, claro que viendo la portada del 12" tampoco me importa mucho ;-P.

El caso es que me acordé de Pacific cuando lo recuperó hace unos días Clara en su muro de facebook, y lo cierto es que es un grupo que nunca me ha atraido especialmente, ni siquiera ahora que lo vuelvo a escuchar de nuevo.  Ya sabéis que yo soy más de canciones cortas, melodías pegadizas, guitarras aceleradas, coros, juegos de voces.... y no es que no valore ni disfrute de este tipo de grupos y sus canciones, simplemente me es más difícil encontrar el momento de disfrutar de ellos.

Aprovecho para aclarar también que la versión que enlazo de Shrift es la larga del 12" y es que ya no ripeo las canciones por problemas técnicos, asíque aprovecho para subir las que tengo descargadas o de versión en CD o reediciones.... En cualquier caso, sea la version larga o la corta, Shrift es de lo más animado, bailable y colorido que tienen.

La cara B 'Autumn Island' es una canción instrumental que recuerda mucho a The Field Mice con un sútil toque árabe y un pequeño toque de trompeta que la visten y maquillan un poco.

Bueno, siento que ha quedado una entrada un tanto floja, ya intentaré resarcirme en la próxima cuando me sienta más inspirado. Hoy ha sido un día tonto....





4 jun. 2015

Los Potros 'Second Time Around'







1A-. In a Second




1B-. Flesh on Your Ass




año: 1989
sello: Munster Rds.
referencia: TFOSR 7004

Pues sí, queridos amigos (toc toc ¿están ahí?), ya he comenzado la lectura de 'EL LIBRO', ese gran documento mastodóntico en el que se supone que se cuenta la historia del indie patrio desde sus inicios contado en primera persona por algunos de los implicados. Apenas llevo 50 páginas (de las casi 1000 que tiene) y mi mente y mis recuerdos ya han comenzado a retroceder 30 años en busca de situaciones en las que me veo reflejado.

Ya desde el primer capítulo, se ha puesto una sonrisa en mi cara al recordar esos primeros tiempos (1986-87) en los que la palabra indie todavía no se escuchaba en ningún rincón del país y en los que yo comenzaba a moverme por tiendas de discos, salas de conciertos, bares... pero no precisamente escuchando el indiepop que por entonces empezaba a sonar en las islas británicas, sino algo un tanto diferente: garage, psicodélia, rock, 60s, rock americano, powerpop....

Por eso cuando leo al gran Iñigo Munster, flipo con sus historias, porque yo en el fondo le tenía envidia. Somos más o menos de la misma quinta, pero mientras que yo solía acudir a Record Runner a comprar discos o al Rock Club a ver conciertos en plan aficionado, el estaba allí codeándose con los grupos, pinchando, escribiendo su fanzine, montando su sello, empapándose de la cultura musical que te da juntarte con gente mayor que tú a todas horas y yo le veía como un adolescente como yo pero afortunado. Por entonces, la música que yo escuchaba era lo que me empapaba en casa con mi hermano, es decir The Chesterfield Kings, Jonathan Richman , Hoodoo Gurus, Flamin Groovies, The Church, REM, Paul Collins, The Long Ryders... y mogollón de grupos nacionales que ponían en Radio 3 como los gallegos Los Contentos o Los Cafres, Los Macana, Doctor Petaco, Sex Museum, Los Negativos, Vancouvers, Los Valendas, Pribata Idaho o los que hoy comento aquí: Los Potros.

A muchos de ellos los ví en Rock Club entre 1986-1989 (The Dogs, The Church, Miracle Workers, The Go-Betweens, Ben Vaughn, Elliot Murphy, Yo la Tengo, Paul Collins's Beat...) hasta que nuestro querido concejal Matanzo se encargó de cerrarlo según sus palabras por ser : 'una vergüenza lo que ocurre en este local, esta plagado de auténtica basura'. A otros los ví en salas más pequeñas como el Ya'sta, San Mateo 6 o Universal Club y Astoria, más grandes. Ya por entonces había descubierto el indiepop y me 'desmarqué' un tanto de este camino ruidoso, así que más adelante cambié el Rock Club por Siroco, Record Runner por Del Sur, Vancouvers por La Buena Vida, La Herencia de los Munster por Stamp y Munster Rds. por Siesta o Elefant, aunque reconozco que todavía guardo muy buenos recuerdos en forma de discos de aquella etapa de la que no reniego en absoluto.

De los grupos nacionales tengo especial cariño por los Vancouvers cuyo batería (Javi) era y es amigo de mi hermano y nos pasaba sus maquetas e ibamos a sus conciertos, también me molaban Los Macana que eran los que más se parecían a mis idolatrados The Chesterfield Kings y que decir de Doctor Petaco, con su 'Algún día', mucho más ramonianos. Pero si una canción me marcó por entonces por encima de todas fue 'Little girl', maravillosa joya de Los Potros que apareció en su increíble primer single. El grupo liderado por Jose Lanot era probablemente el más elegante del circuito, menos 'salvajes' que el resto, más melódicos, más pop... y en directo eran muy buenos.



Sin embargo y por desgracia, no tengo ese single, y sí este segundo que me gusta bastante menos, pero que aún así refleja el espíritu y la energía que me enamoró de Los Potros.

'In a second' fue uno de sus grandes éxitos, suenan más contundentes que en sus primeras maquetas, y aunque mantienen sus coros y juegos de voces, las guitarras se afilan e incluso la voz se encrudece para sólo reblandecerse con el estribillo. Gran canción.

La cara B (aunque las dos son A), es 'Flesh on your ass', que suena más americana que británica, más 60s que 80s, más garage que pop y que pierde en frescura lo que equivale a que pierde puntos con respecto el resto de canciones. Posteriormente publicaron un Lp y un par de singles más para dar por finalizada su andadura en el 93.

Confío que la lectura de 'EL LIBRO' me lleve a recuperar más discos de la época, sobre todo porque últimamente escribo poco sobre grupos nacionales y aunque estoy seguro que alguno de ellos lo escucharé y recuperaré con recelo o incluso con 'vergüenza' ajena, seguro que las sensaciones que me transmitirán serán parecidas a lo que ha conseguido este 7". Eso seguro. Nos vemos.