4 jun. 2015

Los Potros 'Second Time Around'







1A-. In a Second




1B-. Flesh on Your Ass




año: 1989
sello: Munster Rds.
referencia: TFOSR 7004

Pues sí, queridos amigos (toc toc ¿están ahí?), ya he comenzado la lectura de 'EL LIBRO', ese gran documento mastodóntico en el que se supone que se cuenta la historia del indie patrio desde sus inicios contado en primera persona por algunos de los implicados. Apenas llevo 50 páginas (de las casi 1000 que tiene) y mi mente y mis recuerdos ya han comenzado a retroceder 30 años en busca de situaciones en las que me veo reflejado.

Ya desde el primer capítulo, se ha puesto una sonrisa en mi cara al recordar esos primeros tiempos (1986-87) en los que la palabra indie todavía no se escuchaba en ningún rincón del país y en los que yo comenzaba a moverme por tiendas de discos, salas de conciertos, bares... pero no precisamente escuchando el indiepop que por entonces empezaba a sonar en las islas británicas, sino algo un tanto diferente: garage, psicodélia, rock, 60s, rock americano, powerpop....

Por eso cuando leo al gran Iñigo Munster, flipo con sus historias, porque yo en el fondo le tenía envidia. Somos más o menos de la misma quinta, pero mientras que yo solía acudir a Record Runner a comprar discos o al Rock Club a ver conciertos en plan aficionado, el estaba allí codeándose con los grupos, pinchando, escribiendo su fanzine, montando su sello, empapándose de la cultura musical que te da juntarte con gente mayor que tú a todas horas y yo le veía como un adolescente como yo pero afortunado. Por entonces, la música que yo escuchaba era lo que me empapaba en casa con mi hermano, es decir The Chesterfield Kings, Jonathan Richman , Hoodoo Gurus, Flamin Groovies, The Church, REM, Paul Collins, The Long Ryders... y mogollón de grupos nacionales que ponían en Radio 3 como los gallegos Los Contentos o Los Cafres, Los Macana, Doctor Petaco, Sex Museum, Los Negativos, Vancouvers, Los Valendas, Pribata Idaho o los que hoy comento aquí: Los Potros.

A muchos de ellos los ví en Rock Club entre 1986-1989 (The Dogs, The Church, Miracle Workers, The Go-Betweens, Ben Vaughn, Elliot Murphy, Yo la Tengo, Paul Collins's Beat...) hasta que nuestro querido concejal Matanzo se encargó de cerrarlo según sus palabras por ser : 'una vergüenza lo que ocurre en este local, esta plagado de auténtica basura'. A otros los ví en salas más pequeñas como el Ya'sta, San Mateo 6 o Universal Club y Astoria, más grandes. Ya por entonces había descubierto el indiepop y me 'desmarqué' un tanto de este camino ruidoso, así que más adelante cambié el Rock Club por Siroco, Record Runner por Del Sur, Vancouvers por La Buena Vida, La Herencia de los Munster por Stamp y Munster Rds. por Siesta o Elefant, aunque reconozco que todavía guardo muy buenos recuerdos en forma de discos de aquella etapa de la que no reniego en absoluto.

De los grupos nacionales tengo especial cariño por los Vancouvers cuyo batería (Javi) era y es amigo de mi hermano y nos pasaba sus maquetas e ibamos a sus conciertos, también me molaban Los Macana que eran los que más se parecían a mis idolatrados The Chesterfield Kings y que decir de Doctor Petaco, con su 'Algún día', mucho más ramonianos. Pero si una canción me marcó por entonces por encima de todas fue 'Little girl', maravillosa joya de Los Potros que apareció en su increíble primer single. El grupo liderado por Jose Lanot era probablemente el más elegante del circuito, menos 'salvajes' que el resto, más melódicos, más pop... y en directo eran muy buenos.



Sin embargo y por desgracia, no tengo ese single, y sí este segundo que me gusta bastante menos, pero que aún así refleja el espíritu y la energía que me enamoró de Los Potros.

'In a second' fue uno de sus grandes éxitos, suenan más contundentes que en sus primeras maquetas, y aunque mantienen sus coros y juegos de voces, las guitarras se afilan e incluso la voz se encrudece para sólo reblandecerse con el estribillo. Gran canción.

La cara B (aunque las dos son A), es 'Flesh on your ass', que suena más americana que británica, más 60s que 80s, más garage que pop y que pierde en frescura lo que equivale a que pierde puntos con respecto el resto de canciones. Posteriormente publicaron un Lp y un par de singles más para dar por finalizada su andadura en el 93.

Confío que la lectura de 'EL LIBRO' me lleve a recuperar más discos de la época, sobre todo porque últimamente escribo poco sobre grupos nacionales y aunque estoy seguro que alguno de ellos lo escucharé y recuperaré con recelo o incluso con 'vergüenza' ajena, seguro que las sensaciones que me transmitirán serán parecidas a lo que ha conseguido este 7". Eso seguro. Nos vemos.

No hay comentarios: