30 mar. 2010

Billy Bragg 'Waiting for the great leap forwards'



1A-. Waiting for the great leap forwards (video)

1B-. Wishing the days away
2B-. Sin city


Sello: Liberation Records (Go! Discs)
Referencia: LS 2027
Año: 1988


Ahora que se acerca el calorcito, parece que a todos nos entran ganas de empezar a planear las vacaciones de verano, y eso, en la mayoría de los casos de aficionados-adictos a la música, significa decidir a qué festival de turno acudir. Por mi parte he de decir que nunca he sido muy dado a estas fiestas-aglomeración-desfiledegenteguay en que se han convertido este tipo de conciertos masivos. Mi historial festivalero es bastante escaso y se reduce a un puñado de eventos que comenzaron con el primer y todavía 'amateur'
Benicassim (1995), cuando todavía era completamente independiente y que reunió a bandas tan atrayentes como The Wedding Present, The Pastels, Heavenly, Carter USM, Ride, Los Planetas, La Buena Vida, Le Mans... Este festival lo recordaré con cariño por el buen rollo existente entre todos los asistentes, sellos, grupos, organización, prensa..., además gracias a mi humilde colaboración con la mítica revista Spiral, puede disfrutar del festival desde el otro lado de la barrera con los beneficios (no solo en lo referente a la ingesta de alcohol por la cara) que ello conlleva. Luego volví en 2001 y la situación ya había cambiado considerablemente, había 3 o 4 escenarios, 4 días de conciertos, el triple de gente, patrocinadores y mucha gente que sólo iba por la fiesta y sentirse cool. Aún así, disfruté de momentos entrañables como los conciertos de Belle & Sebastian, Pulp, James, Cooper, Manic Street Preachers... No he vuelto a ir y no creo que lo haga.

También asistí a la primera edición del
Primavera Sound (2002), cuando se hacía en el recinto del Poble Español, con un cartel más que apetecible. Hubo conciertos memorables y sorprendentes como los de The Moldy Peaches, Le Tigre, Chicks on Speed, The Delgados mezclados con otros más flojos como Camera Obscura o unos Bis en decadencia. Lo mejor, como casi siempre, la buena compañía con la que estuve, gente que realmente disfruta de la música y sufre y padece todos los inconvenientes generados por un macrofestival (colas, precios, descoordinación, horarios...)

Sin embargo, el festival del que me traje uno de mis mejores recuerdos, fue aquel famoso
BAM del '97 en el que actuaban los Belle & Sebastian del 'If you're feeling sinister' , unos exquisitos Magnetic Fields acompañados por Amelia Fletcher y sobre todo (y la razón de ir hasta allí) mi DIOS particular, ese genio capaz de hacer reir al público presente (catalán en su mayoría) bien enrrollando literalmente al cámara con su cable de la guitarra e incluso haciendo referencia al 'roto' que les acababa de hacer el colombiano Asprilla (jugador del Newcastle) metiendo los 3 goles de su equipo ante el Barça en un partido de Champions en St. Jame's Park. Se trata del maestro Billy Bragg, ese hermano mayor que todos quisieramos tener (como rezaba en una de las hojas promocionales de sus discos), ese eterno joven revolucionario con cara de buenazo, ese cantautor folk-punk-pop idealista y utópico, socialista, activista, futbolero, divertido, familiar, campechano... Me costó estar un par de horas esperando despúes de su concierto en Barcelona, pero al final pude hacerme una foto con él y charlar un ratillo, un tío majo.



Vaya, que el mes pasado en una de mis visitas a Red Eye Records, la principal tienda de discos de Sydney, me encontré con este 7" que contiene una de las grandes joyas (con permiso de
'A new England') que jamás ha compuesto el Sr. Bragg. Pese a disponer desde hace tiempo toda su discografía, con vinilos, Cds e incluso los 2 box set, no me importó comprar este single de edición australiana para añadirlo como curiosidad a mi colección. 'Waiting for the great leap forwards' es grandiosa, irónica, emocionante y emotiva, la mágica y atrayente voz de Billy comienza intimista y delicada para ir subiendo de tono hasta convertirse en todo una declaración que resulta imposible no corear a voz en grito. Recuerdo como si fuera ayer cuando ví en el programa de televisión Plastic de Tinet Rovira el increíble vídeo (por entonces los subtitulaban) que hicieron de ella. Sobran las palabras, aquí os enlazo la estelar actuación de Billy Bragg cual Harpo Marx británico.

La cara B de este single lo compone un tema de su anterior trabajo, 'Talking with the taxman about poetry' (the difficult 3rd album, según reza la carpeta), titulado 'Wishing the days away' y que nos muestra la faceta más country-folk del cantautor. A continuación y junto a Hank Wangford, canta 'Sin city', un versión de The Flying Burrito Brothers en la que continúa con su vena campestre.

En cuanto a la discografía de Billy Bragg, es fácil liarse con la cantidad de reediciones, recopilatorios y discos que se han sacado de él desde que adquirió sus derechos la compañía Cooking Vinyl, por eso si tuviera que elegir un recopilatorio, el más completo sería Must I paint you a picture? y en cuanto a Lps sería más difícil decidirse, probablemente los más asequibles sean los 'centrales' (tercero, cuarto y quinto), es decir, 'Talking with the taxman...', 'Workers playtime' y 'Don't try this at home', sin embargo en sus dos primeros trabajos se encuentran algunas de sus canciones más emblemáticas como son 'A new England', 'The busy girl buys beauty' o 'It says here'. Toda su discografía está bastante accesible y a unos precios muy asequibles, si no tienes nada suyo, ya estás tardando en hacerte con algo.

1 comentario:

360º de Separación dijo...

Hooola Alex,

Bueno, no está mal, regreso de la Semana Santa y veo que ya tengo un nuevo artículo :-)

Lo de Billy Bragg es muy curioso, curioso al estilo de los Bats, quiero decir, que tanto los neozelandeses, como Billy Bragg son personajes ÚNICOS en la vida de mucha gente amiga que hace girar parte de su vida en torno a la música. Un puto genio, sin duda :-)

Yo también me quedo con esos primeros discos, con los cinco primeros.

Un abrazo,
Manuel Soleado