21 jul. 2007

The Wedding Present 'Why are you being so reasonable now?'




1A-. Why are you being so reasonable now? (video)
1B-. Not from where I'm standing


Reception Rds. REC 011 (1988)



Como viene siendo habitual en los últimos años por estas fechas, el cierre de los telediarios está dedicado a comentar el festival español independiente por excelencia, un festival que en los últimos años ha estado más abierto que nunca a todo tipo de grupos y de estilos musicales. Por eso, al ver hoy el resumen diario y ver mezclas tan diversas como Kiko Veneno, Wilco o Iggy Pop, me he acercado a mi album de entradas para ver el cartel del primer Fib y comprobar la evolución del festival. Las diferencias son evidentes: Un único escenario en el 95 tres en 2007, 3 días de conciertos en el 95 y 4 en 2007, 10 grupos al día en el 95 más de 20 en 2007, no más de 7000 personas viendolo en directo en el 95 y más de 30000 en la actualidad.... en fin grandes cambios, más negocio, más patrocinadores, más gente que solo va por la fiesta,

pero en teoría los mismos objetivos: hacernos disfrutar con los mejores grupos del panorama musical del momento. Y en el 95 esos eran las cenizas del llamado noisepop nacional (Australian Blonde, Sr. Chinarro, Los Planetas, Penelope Trip...) e internacional (Ride, Mega city Four que sustituyeron a J&MC...) , junto con algunos de los iconos del indiepop británico como eran The Pastels, Heavenly o de quien hoy me ocupo: The Wedding Present.

Han pasado ya 12 años y cada vez me quedan menos recuerdos de ese Fib, estoy tratando de recordar los conciertos y apenas guardo borrosas imagenes (igual que mis fotos) del de Heavenly, Le Mans, Carter USM, Ride y Wedding Present, quiza algo tuviera que ver la barra libre de la que abuse durante ese fin de semana mágico :-). Si que recuerdo sin embargo el buen rollo que había con toda la gente de por allí, organizadores (la gente del maravillas, Elefant y Spiral), sellos (Mateo Siesta, Tanis Javalina, Matt Sarah Rds., Luis Elefant...) , grupos (Heavenly, Echobelly, La buena vida...) y fans en general (Juan de Ribera, la gente de Spicnic, Javier Royo, 'zine Malsonando...), que estabamos disfrutando del que fue primer gran festival indie y del jamás podríamos llegar a pensar que se conviertiera en lo que es hoy. Por lo que veo si hay una cosa que no ha cambiado, esa es la presencia del omnipresente Julio Ruiz, amenizador y presentador en el 95 (con su camiseta del Atleti) y ahora convertido en Dj Rojiblanco.

Del concierto de Wedding Present recuerdo a David Gedge con su camiseta de Siesta chapurreando español, dando caña con sus dos baterías y agasajando a sus fans con sus aceleradas canciones que casi todos allí conocíamos. Por eso ahora recupero este fantástico single en el que los Weddoes nos hacen bailar con una de sus canciones más divertidas (tras el Nobody's twisting your arms) y del que también hicieron una curiosa edición cantada en francés. Sus primeros singles que comenzaron con el Go out and get ‘em boy! en el '85 los publicaron en su propio sello Reception y culminaron con la grabación del ya legendario George Best con canciones tan emblemáticas como Everyone thinks he looks daft, Anyone can make a mistake o My favourite dress. Entre medias su colaboración al sobrevalorado recopilatorio C-86 con This boy can wait (a bit longer!) y en otros tantos recopilatorios. Su fama se multiplicó hasta que en el 89 se produce su fichaje con la poderosa RCA a la que 'regalan' de bienvenida su minilp en ruso Ukrainski Vistupi vs Johna Peela, antes de continuar con Bizarro, Seamonsters y la saga de los 3 Hit Parade donde versionean algunos de los clásicos del pop con más o menos acierto. En el 94 comienza su cuesta abajo con su fugaz paso a Island y el detalle de su single 'Sucker' en Siesta previo a su definitivo contrato con Cooking Vinyl dónde grabarán Mini y Saturnalia amén de la reedición sus primeros trabajos. En el 97 termina un ciclo para comenzar otro con Cinerama, hasta el regreso de la banda en 2005 con su album Take fountain y al año siguiente Search for paradise.

Poco más puedo comentar de la banda que todos vosotros no sepáis, y de la que además no me considero especialmente conocedor, asíque si hay alguién por ahí que quiera una recomendación puede probar con la reedición del imprescindible George Best con sus singles para recuperar el más puro espíritu del C-86, y si no probar con alguna de las otras reediciones y recopilaciones de sus discos por parte de Cooking Vinyl. El sonido electrizante de sus guitarras y la peculiar voz de David no te dejarán indiferente.





12 comentarios:

360º de Separación dijo...

Hooola Alex,

Pues sí, el George Best es uno de los DISCOS. Si hubiera que quedarse con diez en todos los 80's seguro que ahí estaría ese debut de los Weddoes. La verdad es que yo tampoco he seguido a la banda como a otras, he ido comprando sus Lp's pero algunos de los singles se me iban escapando, o los iba dejando escapar. Es curioso como se ha ensalzado a otros grupos mientras que lo de los Weddoes era un boca a boca entre gente muy fiel....ahora parece que se les hace justicia.

En cuanto al FIB, supongo que sí, ahora va muchísima, infinitamente más gente a la fiesta sin importarles lo más mínimo la música, pero bueno, es lo que tiene la popularización del festival. Por desgracia mis recuerdos de hace doce años también empiezan a ser borrosos, pero recuerdo ese verano como algo realmente excitante. Y no solo por el FIB, porque un mes antes se había celebrado la 1ª edición del Doctor Music Festival que, como siempre digo, era como viajar en la primera clase de los festivales, todo un lujo. Cierto que luego vino a menos, pero esa primera edición superaba con creces a la del FIB, para el recuerdo; saltarín concierto de Echobelly y la elegancia suprema de unos Gene en su mejor momento. Recuerdo personal; Manolo Kabezabolo huyendo a la carrera de un servidor y un amiguete en plena eufória etílica a las nueve de la mañana....definitivamente, eran otros tiempos X'DDDDDDDDDDDDDDDDD

Saludos,
Manuel Soleado

alex dijo...

Pues a mi, pese a todos los errores de primerizos que pudo haber en el primer FIB, me pareción un festival alucinante, claro que tampoco habia ido nunca a otro. Siempre me quedara la espina de no haber ido a algun Reading o T in the park, pero la verdad es que ahora no me apetece mucho ir de macrofestivales.

saludos

Federica Pulla dijo...

Independientemente de la nostalgia que os trae ese primer FIB, estoy superencontra de ese tipo de masificación, sobre todo cuando se rinde homenaje a algo que, a mi juicio, es lo opuesto de todo ello: la esencia del indie.

De hecho, la evolución del evento ha hecho que pase de ser un encuentro de lo más florido del panorama independiente, para convertirse en un horror veraniego, un Benidorm de la música, un corralito de seres que van a ponerse cieguitos durante esos días con el dinero que les ha dado papi en un evento pseudo cool, en donde lo que menos interesa es la música, y en donde se rompen todos y cada uno de mis principios sobre lo que debería ser un buen ambiente para un concierto.

Sí, en ese aspecto me considero 100% elitista, y por NADA del mundo iría a un FIB porque moriría un poco en cada segundo que viera a la MASA puño en alto, litrona en la mano, et, etc ...

Muerte a los macrofestivales de verano!!!!

alex dijo...

Ante todo, me alegra que sigas otro verano más con nosotros aguantando el calor madrileño :-) En cuanto a lo de los festivales, pues estoy de acuerdo contigo en un 80%, no soy tan elitista como tu :-P De todos modos pienso que ese primer benicassim fue como más familiar, le tengo cariño porque conocía a mogollon de gente de la que fue y luego vi a los 4 o 5 grupos que realmente me apetecia ver. Por supuesto que me gustaron más Heavenly en el Maravillas el año anterior, por no hablar de Le Mans o La buena vida, pero creo que hablando en global, el festival mereció la pena. Luego fui 5 años mas tarde con Maruxa y la cosa ya estaba demasiado masificada y fue un poco desmadre, aun asi disfrute bastante.
De todos modos puedes ser un poco mas flexible con tus principios o si no te convertirás en un bicho raro en peligro de extinción :-P

Saludos,

360º de Separación dijo...

Federica, pero qué puñetera estás! :-)

A ver, que eso en lo que se ha convertido el FIB es una auténtica mierda, está más que claro. Que la práctica totalidad de conocidos que van al FIB no compran un puto disco al año, también está claro. Que la gente va a ponerse hasta las cejas de todo y a ver echan un kiki....descarado.

Pero bueno, no hay que olvidar que gracias al FIB (hubo otros festivales, pero éste tuvo un concepto inicial distinto) muchos de esos 6/7 mil primeros asistentes pudimos ver algunas bandas que de otra forma nos hubieramos perdido. Recordad que no todo son los madriles, yo sigo viviendo en un pueblo de apenas 7.000 habitantes, y en aquel momento algo como el FIB me vino bien.

Ahora odio en lo que se ha convertido, jamás volveré a ir y por lo que a mí respecta podían lanzar una bomba en el festival durante el concierto más concurrido, estoy seguro que no afectaría a las ventas de los grupos que nos gustan. Pero actualmente el FIB es un negocio, sin más, y puede celebrarse todos los años de igual modo que la tienda de ultramarinos de la esquina lleva treinta años abierta....nosotros a seguir con nuestros discos y nuestro universo particular, como siempre.

Saludos,
Manuel Soleado

David dijo...

El primer FIB, snifff... yo también estuve, cuando el festival en vez de Internacional era Independiente. A mi también se me van borrando los recuerdos de aquello poco a poco; a parte de mis aventurillas con los amigos, de los conciertos casi sólo recuerdo el último, aquel peñazo insoportable que eran Cranes. Yo y un amigo, que juraba y perjuraba que molaban mucho, aguantando al borde del desmayo porque era el último y había que verlo. ¿A quién se le ocurrió programar aquello como traca final? Lo que nunca olvidaré es una conversación en la playa de 2 abuelos muy sorprendidos de lo educados que éramos y del poco ruido que hacíamos por la noche... supongo que ellos esperaban la llegada de miles de Ángeles del Infierno que arrasarían Benicàssim hasta los cimientos.
Coincido plenamente con Federica en sus apreciaciones sobre los festivales. Yo personalmente los considero horrorosos eventos eminentemente antimusicales, grandes negocios donde lo que menos importa es la música y lo esencial es atracar vilmente al visitante con la carísima entrada, las cervezas aguadas y esos repugnantes frankfurts que dispensan. Más bien son como cadenas de montaje donde el grupillo de turno toca sus 60 minutos, es desalojado por la organización y otro grupillo lo reemplaza para tocar otros 60 minutos, con el agravante de que esto puede pasar a las 7 de la tarde, con un calor acojonante que invita más a buscar una sombra que a asistir a un concierto en una de esas saunas gigantes patrocinadas por alguna empresa multinacional que insisten en llamar carpas.
Y la culminación de todo esto es el FIB, un festival completamente decadente en lo artístico que tira de decrépitos cadáveres rockeros para arrastrar a las masas (B-52? Devo? Iggy Pop? joder, sólo faltaban The Police), pero un estupendo negocio para los organizadores y para el pueblo. Pero es que se lo han montado muy bien: ofrecen a los asistentes pegarse una semana entera de fiesta en la playa alojados en un campo de concentración, y por la tarde te puedes emborrachar o meterte lo que quieras con música de fondo hasta las 6 de la mañana; todo ello a un precio razonable. No me extraña que más de la mitad de los asistentes sean extranjeros, mayormente horribles súbditos británicos.
Claro que supongo que todo esto lo digo porque me estoy haciendo viejo y sólo de pensar en tirarme una semana en Benicàssim pasando miseria y viendo a los mediocres grupos de ahora y a viejas glorias del pasado me pone enfermo. Ojalá volviese a tener 21 años, todo esto no me importaría... el año pasado volví con unos amigos exclusivamente para ver al gran Morrissey (también fui en el 2004 y me quedé con las ganas y con un gran disgusto, pero como también vi a Brian Wilson la cosa se compensó un poco), y cuando acabó el concierto dimos 4 vueltas por el recinto, nos miramos a la cara y nos preguntamos: "¿Qué coño hacemos aquí?". A las 11 de la noche pillamos el coche y nos largamos a casa.

alex dijo...

Pues si David, te entiendo perfectamente, yo tmabien me preguntaría que pinto alli si decidiese ir al FIB, estar rodeado de veinteañeros borrachos que quieren estar a la ultima viendo a grupos de actualidad y desechos de hace 30 años mientras se ponen hasta el culo. La principal causa de esto estoy convencido es que nos hacemos viejos y por momentos siento envidia de no tener 20 años y estar alli, como estuve hace 12 años...

360º de Separación dijo...

Lo primero de todo...Alex, si hace 12 años tú tenías 20 ahora debes de rondar los 32, lo cual supone que yo debiera de rondar los 30....MOOOOLA!!! JAJAJAJAAJAJ Semos jóvenes!!! :-)

Dicho esto.....sois la hostia, David y tú. ¿Os estais haciendo viejos? Allá vosotros con vuestra senitud, si es que así lo creeis. Será que he sido un burgués siempre, pero jamás me alojé de buen grado en tienda de campaña, ni a los 20 ni ahora, lo mío con los hoteles será vocacional :-)

Si no vamos a los festivales ahora es simple y llanamente porque la programación de los mismos no nos convence en absoluto. Decidme qué discos de los grupos que pasaron por el FIB este año (obviando viejas glorias) os interesan. A David no tengo el placer de conocerle, pero Alex, tú al igual que yo siempre has vivido en un Indie de ámbito y difusión más reducida (o de bajo presupuesto, como quieras), nada que ver con el Indie de vocación popular que suele pulular por los festivales.

¿Vejez? ¡Le den por culo a la vejez!

Saludos,
Manuel Soleado

alex dijo...

Evidentemente en el primer fib no tenia 20 años, eran 25, pero sigo teniendo envidia de no tener 20 años para poder disfrutar de cualquier cosa, ahora somos más exigentes, criticamos todo más, nos hacemos más cascarrabias, solo tienes que ver a Federica :-P
Pero eso no significa que me sienta viejo, al menos de espiritu. En cuanto a lo del camping, solo fui al del 01 por que no habia otro alojamiento y no lo vuelvo a repetir, posteriormente he estado en campings de 1ª y vaya diferencia.
MAnuel, ¿habrias ido si hubieses podido al rip it up, por ejemplo, o al popfest de ny? Yo creo que festivales asi si merecen al pena

saludos

Federica Pulla dijo...

vamoraver...

Para mi un concierto es una especie de experiencia cuasireligiosa, un tipo de comunión en la que espero que la gente que vaya lo haga POR LA MUSICA o POR EL GRUPO y que, aunque estén 10 en una sala, esos 1O tengan una conexión al evento digamos que "especial"

Lo que no concibo ni ahora ni hace 20 años es esa especie de macrocelebración en donde grupos se solapan y uno anda como gallina sin cabeza de un escenario a otro, y en donde el 80% de los asistentes están allí para figurar, etc, etc

Además, a mi un buen concierto (UNO) me deja echo polvo, por lo que REPUDIO estar en una especie de Carrefour de la música en donde uno toca, y luego otro, y otro ... así durante varios días, y al final no sabes si viste a James and Mary Chain o a los Jesus and Say Yeah!

Además, no neguemos lo innegable, esos macroconciertos son hiperchusmosos, el sonido es horrible, el escenario grande se ve a través de pantallas, la gente está aguantando mediante sustancias químicas y al final está pesadísima, la suciedad es apabullante, y uno no está por la labor (ni ha estado nunca) de participar en esa especie de corralito de cerditos. Como que no es mi estilo, aunque sí que creo que es lo MAS para los guiris y los locales que vienen 4 días a ver a sus supergrupos favoritos y a pillarse cebollón tras cebollón por amorla música, supestamente.

alex dijo...

Pues creo que queda aclarado tu punto de vista Federica, el cual suscribo casi por completo. Macroconciertos NO.

Gryta dijo...

Pues, la verdad es que estoy de acuerdo con todos un poco, aunque he de decir Federica, que no he visto mayor comunión publico-grupo en un concierto como cuando vinieron Belle & Sebastian por primera vez. Eso sí, todos espachurrados, sudando la gota gorda, bajo una carpa de mierda, y encima el repertorio no fue el esperado por todos...
Hoy por hoy solo volvería por curiosidad, si me saliera todo gratis y tuviera hotel con aire acondicionado.
Y todavía no he cumplido los 30 eh?!!
Saludos