31 mar. 2009

Los Planetas 'Medusa e.p.'


1A-. Pegado a ti
2A-. Mi hermana pequeña

1B-. El centro del cerebro
2B-. Cada vez


Elefant Records ER-118 (1993)


No me gustan Los Planetas. Podéis empezar a tirarme piedras. Lo he intentado, en sus comienzos insistentemente, pero nunca me han llegado a enganchar. Continuad con la lapidación. Eran prometedores, y cumplieron su papel, arriesgaron y ganaron, consiguieron mantenerse independientes dentro de una multinacional. Enseguida comienzo con la flagelación. Se mantienen fieles a sus principios 15 años después de su nacimiento y son un icono para miles de jóvenes y no tan jóvenes amantes de su música. No cederé pese al sufrimiento, siguen sin gustarme Los Planetas.

En aquellos años en que las maquetas todavía eran un extraño artefacto en forma de cassete llamado DAT, en las 'oficinas' de Elefant Records se recibían multitud de ellas de grupos de toda índole, desde los muy malos, pasando por los mediocres y otros realmente interesantes aunque habitualmente muy verdes. En sus comienzos (este año el sello celebra brillantemente su 20 aniversario) las orejas del responsable de Elefant tenían su antena orientada hacia las islas británicas y todas sus simpáticas bandas surgidas cual hormigas salidas de un hormiguero lleno de azúcar, pero la cosa comenzó a cambiar en los primeros años de la década de los 90... Una horda de bandas ruidosas y con cara de mala leche, con sus guitarras rasgadas y su voz susurrante acechaba nuestro por entonces insulso panorama musical, venían cargadas de referencias a bandas de gran éxito en las listas independientes internacionales como Jesus & Mary Chain, The Pixies, Pale Saints... Muchas llegaban del sur de la península, otras de Asturias y por supuesto en Madrid también tenían su sucursal.

El recuerdo que tengo de aquellos días en que visitaba fielmente las oficinas del sello, era el de un Luis Calvo con dos maquetas en sus manos que le tenían enamorado, una era de la banda de Linares Automatics y otra, por supuesto, de Los Planetas. Ambas las escuché asiduamente, pero pese a la buena voluntad de Luis por hacerme participe de su entusiasmo, nunca pude rendirme a sus supuestos encantos. Quizá todavía tenía en mi cabeza todos aquellos grupos que me tenían encandilado de años precedentes, bandas como The Haywains, The Love Parade, Strawberry Story... que amansaron mis neuronas tras una adolescencia un tanto más rockera, pero también es verdad que no hacía ascos a la vertiente más ruidosa del pop independiente y muestra de ello es mi admiración por bandas que influenciaron a todos los grupos surgidos alrededor de la etiqueta noise-pop. Sin embargo el traslado de esos sonidos a bandas como Los Planetas no terminaba de convencerme.


No recuerdo si este primer single de los granadinos fue un regalo de Luis como última tentativa para intentar convencerme, o realmente lo compré por pura inercia ante unas canciones que ya conocía al dedillo, el caso es que este flamante 7" de portada en blanco y negro finalmente llegó a mi singleoteca.

Ahora dejad de tirarme piedras un momento. Este single de Los Planetas me parece bueno, en algunos momentos hasta muy bueno, no me apasiona, pero tiene cuatro canciones intensas, potentes, impactantes, que reflejan todo el poderío del grupo granadino y si finalmente pagué por ellas, no me arrepiento para nada.

Dicho todo esto, no me voy a extender más en hablar de J, Florent y compañía, el que sea fan (que hay muchos) sabrá 100 veces más que yo sobre la banda y no le interesará leer críticas negativas (que probablemente no hiciera basándome en la calidad del grupo) y al que no le gusten como a mí me sucede, probablemente no quiera saber mucho más de ellos y estará esperando el siguiente 7". De todos modos, no me importa volver a escuchar estas 4 canciones que marcaron un antes dentro del llamado noise-pop nacido en España allá por 1992.

El single arranca con 'Pegado a tí', una preciosa canción que guarda un innegable parecido con el 'With a girl like you' de The Troggs, pero que en cualquier caso nos muestra al grupo en su faceta más pop, con un sonido más limpio de lo habitual. 'Mi hermana pequeña' es el tema estrella del 7", las guitarras comienzan a distorsionar, el volumen sube y por momentos me acerca a bandas como Mega City Four, Ned's Atomic Dustbin, o inevitablemente de nuevo surge el parecido (¿plagio?) en esta ocasión con Jesus and Mary Chain.

La cara B resulta un poco más floja, 'El centro del cerebro' es bastante más espesa que las anteriores aunque saben combinar como nadie el ruido con la melodía aderezado con la sugerente voz de J. Cierra el single 'Cada vez', que ofrece una visión más etérea y atmosférica de Los Planetas, dónde el ritmo es más relajado y las guitarras más crudas, la voz es un susurro y casi es imposible de escuchar con los ojos abiertos.

A partir de este single, la banda dio el salto a la multinacional BMG a través de su sello RCA y ahí es donde han desarrollado toda su extensa carrera hasta la fecha, con más éxitos que fracasos, con los cotilleos y comentarios que siempre derivan de una gran banda que probablemente seguirá estando en lo más alto de la escena independiente nacional.

A mi no me gustan Los Planetas, y al que le gusten, que tire la última piedra.

25 mar. 2009

Yeah Yeah Noh! 'Temple of convenience ep'




1A-. Temple of convenience

1B-. The time beings
2B-. Mr. Hammond is out to lunch


In Tape Records 023 (1985)


¡Qué cortas se hacen las vacaciones cuando lo estás pasando bien! Al menos he podido disfrutar de 4 días de tranquilidad en Galicia, aprovechando para visitar sitios bonitos que aun no conocía como la encantadora Pontevedra o la zona fronteriza con Portugal llena de bodegas donde era difícil no hacer un hueco para parar el coche y empaparte de todo su aroma. Por supuesto también hubo tiempo para la familia, que siempre que vamos nos agasajan con su hospitalidad y su buen hacer gastronómico, lo que implica disfrutar de las mejores almejas, pulpo y empanada que haya probado nunca.

Desgraciadamente el lunes ya estaba de vuelta en el curro con todo lo malo que ello implica, prisas, mal rollo, trabajo atrasado y angustia por sacarlo cuanto antes. Así que para no pensar en ello, es mejor ponerse a escuchar música y escribir, con el aliciente de buscar algún single 'sorpresa' de esos que raramente puedes encontrar en la red y que merecen aunque sea una pequeña reseña. Esta vez la búsqueda comenzó por el final, y no tuve que esperar mucho para pararme en la Y y sacar este 7" de los británicos Yeah Yeah Noh. Esta banda de Leicester nació en 1984 y en su corta existencia publicaron primeramente 3 singles que fueron recopilados en un Lp titulado When I am a big girl, seguido al año siguiente por este single perteneciente a su único Lp Cutting the heavenly lawn of greatness, gracias al cual conocí a la banda. No recuerdo ahora mismo el porqué de llevarme ese 12" a casa, ¿sería su psicodélica portada verde? ¿sería su curioso nombre? Quizá fuese el sello independiente para el que grababan del que no tenía otra referencia pero que me traía buenas sensaciones. Fuese lo que fuese el caso es que cuando lo escuché me di de bruces con una explosiva mezcla de estilos que incluían el surf, la psicodélia, el soul, pop..., disfrutaba como un enano con canciones tan emocionantes como The Short-cut way to Saturday, divertidas como Houdini o trepidantes como Panacea´s pictures, aunque bien es cierto que se alternaban con otros temas extravagantes y difíciles de digerir. Para haceros una idea, se trata de un cóctel en el que los dos ingredientes principales se pueden recoger de dos bandas con líderes tan especiales e inquietantes como Dan Treacy (TVPs) o Mark E. Smith (Fall), añadiéndoles de toque final unas hierbas procedentes de Camper Van Beethoven, vaya que no es una banda asequible.

Este single lo adquirí unos años después y no aporta nada que no hubiera descubierto antes en el Lp, el tema que le da título y el único que pertenece a su álbum es Temple of Convenience, un parsimonioso recorrido a camino entre sonidos hawaianos y otros de la iglesia evangélica más cercana o de otra galaxia, vete tu a saber.... Y es que a Derek Hammond (el de la grave voz) John Grayland (guitarra) , Adrian Crossan (bajo) y Sue Dorey (batería) es difícil de calificarles cuando juguetean con los instrumentos y las voces.

La cara B, trae 2 temas inéditos, The time beings que nos acerca al lado más pop-campestre-colorido de la banda aunque la canción parece que no termina de arrancar y se queda a medias sin llegar a culminar lo que podría haber sido un bonito tema. Mr. Hammond is out to lunch es un tema instrumental en el que echamos de menos la apabullante voz de Derek Hammond, pero que podría valer como sintonía de cualquier peli de James Bond.

En cualquier caso avisados estáis de que probablemente este no va a ser el disco que os alegre la vida, y en caso de que si lo sea, podéis haceros con su CD recopilatorio editado por Cherry Red en 2006 titulado Leicester Square y que recoge todos sus éxitos, los que provocan dolor de cabeza y los que no.

15 mar. 2009

Caramel 'Triangle'




1A-. Pas tous les jours dimanche
2A-. Passer par le parc

1B-. Guidoline
2B-. Un garçon ordinaire


Marsh-marigold Records gold 18 (1994)


Con más ganas de que llegue el miércoles para pirarme de puente a Galicia que de escribir en el blog, me siento hoy delante del ordenador para mi cita semanal con 7iete pulgadas. Hoy sin embargo me siento más contento que en los últimos días, me da la sensación de que este fin de semana lo he aprovechado mejor que en otras ocasiones. Después de meses sin pisar las salas de cine, el sábado por fin pude volver a saborear el ambiente especial de los cines Princesa disfrutando de lo lindo con la preciosa Slumdog Millionaire, he podido recorrer kilómetros a pie por las calles de Madrid aprovechando el buen tiempo del fin de semana, hemos quedado con amigos con los que poder charlar junto a un plato de Tandoori o bien tomando unas cañas con bravas (hay que repetirlo :-)) y sobre todo, divagar largamente con mi chica sobre los inciertos planes de futuro que nos esperan. Todo ello condimentado con buena dosis de música como suele ser habitual 'chez moi', y entre lo que más ha sonado estos días en casa se encuentra el fantástico album de debut de los finlandeses Cats on Fire. Eso me lleva a pensar los diferentes grupos que han grabado para el sello alemán Marsh-Marigold Records y sus dispersas procedencias de entre las cuales se echa en falta alguna banda británica o estadounidense, así tenemos a estrellas alemanas (Die Fünf freunde), a indiekids suecos (Acid House Kings), los mencionados fineses (Cats on fire) y el grupo que nos ocupa hoy y que viene de Limoges - Francia, Caramel.

Pese a su 'dulzón' nombre, Caramel no son precisamente una banda ñoña de las que abusa se sonidos empalagosos y voces angelicales, su sonido es pop cristalino que a veces tiende a sonar más acelerado y otras más oscuro o siniestro. Prueba de ello es su único Lp grabado en el mismo sello en 1996 y titulado 'Punkpopgaragemods' donde queda claro por donde tiran sus influencias.

En este primer single aportan 4 canciones (cantadas en francés) que nos refrescan estos días primaverales. La que abre el 7" es 'Pas tous les jours dimanche', un tema que me recuerda a sus compatriotas Des Garçons Ordinaires y que sin grandes alardes es capaz de que sigas su ritmo con los pies mientras tarareas junto con Isabelle su estribillo. 'Passer le parc' es más compacta y de sonido más oscuro que no se porqué me transporta a los grupos más irritantes de la movida madrileña de los 80. En la cara B, nos topamos con la cara más divertida e infantil de la banda con su canción 'Guidoline', una especie de mezcla entre Throw that beat in the Garbagecan y Die Fünf Freunde pero cantando en francés en un frenético mano a mano entre Denis e Isabelle. Para terminar el sencillo tenemos 'Un garçon ordinaire', su canción más larga pero no por ello peor, ya que mantiene vivas las coordenadas pop que han conseguido que vuelva a disfrutar de este disco 15 años después.

Si queréis saber algo más del grupo de primera mano, podéis echar un vistazo a las sendas entrevistas con las que me he topado en internet de parte de su guitarrista Guillaume en el fanzine April eyes, y con el otro guitarra Fabien Garcia en el blog de Clouberry Records.

Un soplo de aire fresco para estos días preveraniegos.

7 mar. 2009

The Sundays 'Can't be sure'



1A-. Can't be sure
2A-. I kicked a boy

Rough Trade Records RT 218X (1989)


Espeso, speso, sspesso, sssss, el caso es que últimamente me encuentro en una situación que involuntariamente me acerca a la letra S. Sueño, sopor, silencio, sensibilidad, sufrimiento, seriedad…, todos los problemas que me acechan (míseros comparados con los del resto de mortales) me producen un estado de ánimo que para nada deberían dejarme tan espeso, pero desgraciadamente también se ha visto reflejado en la frecuencia y calidad de lo escrito en 7iete pulgadas en las últimas fechas. Hoy por fin, me decido a escribir, y tras Sugargliders y Smiths, inevitablemente el grupo escogido comienza por la S que me acompaña estos días de ‘primavierno’.
The Sundays fueron la réplica elegante y glamurosa a los grupos de chicas rubias chillonas surgidos en el último tercio de los 80 entre los que sobresalían The Primitives, The Darling Buds y Transvision Vamp . Mientras Tracey, Andrea y Wendy se peleaban por ser la frontgirl más cool y que más portadas acaparaba en el NME y en MM, por allí se paseaba sin hacer tanto ruido la guapísima (y morena) Harriet Wheeler al frente de The Sundays, dejándonos atónitos con su agudísima y delicada voz. The Sundays se desmarcaban claramente del sonido punkpop fresco que acompañaba al resto de bandas ‘con-chica-rubia-al-frente’, por su frágil y aguda voz se acercaban más a los islandeses The Sugarcubes (con la por entonces desconocida Björk al frente), aunque probablemente por su sonido elegante, delicado y sensual tuvieran más que ver con bandas como Prefab Sprout, 10.000 Maniacs o en su faceta más envolvente con Cocteau Twins.
Harriet Wheeler provenía de un grupo no muy conocido, pero no por eso menos relevante, llamado Jim Jiminee, y junto a David Gavurin, Paul Brindley y Parick Hannan formó The Sundays con los que en 1989 publicó su primer single para Rough Trade. En él se incluían estos dos temas que al año siguiente aparecerían en su flamante álbum de debut Reading, Writing and Arithmetic, un gran disco que contenía además perlas como ‘Here’s where the story ends’, ‘I won’ o ‘Hideous towns’.
'Can’t be sure’ fue su primer ‘éxito’ en España, todavía recuerdo su playback en el programa de música Rockopop que mezclaba con poco criterio actuaciones de grupos emergentes con insufribles apariciones de los grupos más consagrados dentro del panorama comercial nacional e internacional. El caso es que con su angelical voz y su pose de niños buenos, debieron de dejar perplejo al público de la primera fila obligado a dar palmas con los brazos en alto. Y es que ‘Can’t be sure’ es un tema para disfrutar relajadamente en casa, metido en una bañera con espuma hasta las cejas, bebiendo un cóctel y alejado de cualquier ruido o ajetreo que disturbe la paz que inspira Harriet y compañía. Es una canción hipnótica, que comienza pausadamente introduciendo poco a poco altibajos vocales que son los que evitan que el éxtasis de la relajación te deje dormido. De todos modos mi preferida es la canción que ocupa la cara B, ‘I kicked a boy’. Cualquier cosa que diga no podrá expresar la delicia que supone escuchar y disfrutar de ella. Un diez.
Tras la bancarrota de Rough Trade, el grupo tardó un par de años en encontrar sello que les editara su 2º lp ‘Blind’, y fue finalmente Geffen quien en 1992 lo publicó. El nivel es lógicamente más bajo que su disco debut que dejó el listón muy alto y la repercusión mediática también se fue agotando hasta casi olvidarnos de ellos cuando en 1997 salió a la luz su tercer y último lp ‘Static and silence'.
The Sundays fueron una vela que nos iluminó a finales de los 80 pero que se fue apagando poco a poco hasta agotarse 9 años después, sin hacer ruido, pero dejándonos algunas de las canciones mas bonitas de aquella época.