31 ene. 2008

The Prayers 'Sister goodbye'




1A-. Sister goodbye

1B-. Under the deep blue


Egg Records EGG001 (1988)


Partiendo de la base de que el catálogo de Egg Records no fue muy extenso (8 referencias) y que únicamente publicaron disco 3 bandas (sin contar a Remeber fun y Church Grims que aparecían en el recopilatorio A lighthouse in the desert) , bastante hace 7iete pulgadas en hacer referencia a dos de sus 7" más representativos, el ya comentado de Bachelor Pad, y este single de debut de los escoceses The Prayers. Sin ser uno de mis grupos ni sello favoritos he de reconocer que les guardo bastante cariño, quizá por ser de los primeros en aparecer en mi visión independiente de la música, quizá por la curiosa maqueta que nos hizo llegar Elefant con sus mejores temas, o por venir de Escocia, quién sabe...

En cuaquier caso, hoy escribo acerca del single de debut del sello que fue este Sister goodbye de The Prayers, una banda que va de la mano de otras como The Wolfhounds, 14 Iced bears o los propios Bachelor Pad y que nos regalan sonidos crudos, sucios, distorsionantes, pero mezclados con esa melodía dulce que da un toque aterciopelado a sus canciones.

Sister goodbye es probablemente su mejor canción, en ella la voz lánguida de Hugh McLachlan se mezcla con las guitarras distorsionadas y la contundente batería, creando una atmósfera oscura pero a la vez brillante. Under the deep blue, se desmarca con sonidos más sesenteros, a veces con una instrumentación cercana al garage-surf si es que ese calificativo existe, pero manteniendo su espíritu del pop independiente actual.

Es una pena, o no, que en 4 años de existencia, The Prayers solo grabasen 5 canciones, estas dos más el single Fingerdips y Puppet Clouds para el 12" recopilatorio. Pese a ello, y con el renacimiento del sello en 2003, apareció en el mercado 'Everything but the rubber cat', un CD donde ser recopilaban estas 5 canciones más 5 demos en las que no nos encontramos nada nuevo. Además la calidad del sonido deja bastante que desear con lo cual no es precisamente un disco muy recomendable, ya sabeis, solo para super fans.

26 ene. 2008

The Morrisons 'Listen to your heart'




1A-. Listen to your heart
2A-. Everytime I open the bottle


Morrisons MOR 1 (1986)


Más vale tarde que nunca. Una frase muy utilizada en la vida cotidiana, y que también es aplicable al descubrimiento de grupos de música. Evidentemente a finales de los 80 y primeros 90 y con los escasos medios de comunicación existentes era imposible abarcar el amplio abanico de bandas independientes que surgían como setas a lo ancho de la geografía mundial, los fanzines a los que tenía acceso y el boca a boca eran los únicos medios fiables de descubrir nuevos grupos interesantes. Y por supuesto hubo decenas o cientos que jamás llegué a escuchar, otros los he ido conociendo con el paso del tiempo y el avance de las tecnologías. Uno de ellos fueron The Morrisons, grupo totalmente desconocido para mí, hasta que hace un par de años me llegó este flexi de regalo junto con un pedido que hice a través de ebay. Cuando comencé a investigar sobre ellos descubrí que acababan de sacar un recopilatorio en Firestation Records en el que recopilaban su único single (en Playroom Discs) y este flexi autoeditado en 1986 acompañado a 11 temas de sus maquetas. Incluso ví que tenían página web actualizada y estaban grabando nuevos temas, los cuales se vieron reflejados en el lanzamiento de un par de albumes para el sello The Golden Pathway y recientemente un CD 3" para el sello de nuestro amigo Roque, Cloudberry Records.

En cuanto escuché un par de temas enseguida me dí cuenta que esta banda es de las que yo englobo dentro del grupo de pop independiente 'adulto' en el sentido que sus temas son más serios, más trabajados y con menor dosis de espontaneidad que el resto de bandas de la época. Supongo que lo lógico es englobarlos dentro de la máldita etiqueta c-86 y nombrarlos junto a otras bandas de sonidos similares como June Brides, One Thousand Violins o Waltones, grupos que tanto gustan por el sector mediterráneo alicantino. Los que algo me conocéis o hayais podido daros cuenta a través de este blog, yo soy más de grupos de la vertiente gamberra, divertida y guitarrera del indiepop, tipo Fat Tulips, Haywains o Talulah Gosh, eso no hace, sin embargo que pueda disfrutar de las magníficas canciones de The Morrisons, aunque reconcozco que escuchar más de 6 o 7 canciones seguidas produce en mí cierta dosis de aburrimiento.

Por eso, este flexi es ideal porque sus dos canciones son un ejemplo de como hacer grandes canciones sin caer la monotonía. Listen to your heart es la canción estrella del grupo, quizá por eso fue elegida para ser incluída en el volúmen 3 de The Sound of Leamington Spa, curiosamente al igual que el Aspidistra de Pure del anterior comentario. Esta es una canción pegadiza, con un guitarreo casi adictivo, junto con la voz grave de su cantante Phil Andrews que le da un toque de sobriedad al tema. Un gran tema.

Everytime I open the bottle, tiene otro encanto, es mucho más melódica y personalmente me gusta más. Tiene esa dejadez en la forma de cantar que le da más naturalidad y cercanía, y aunque incorpora esas trompetas que no me hacen mucha gracia, la pongo por encima de Listen your heart.

Desde 2004 en que se volvieron a juntar, están grabando nuevas canciones, siento no poder hablar de sus discos en Golden Pathway ni el último en Cloudberry ya que no he escuchado nada, asi que si alguno de vosotros los ha podido escuchar podrá hacer las comparaciones pertinentes y comentarlas por aquí.

20 ene. 2008

Pure 'Aspidistra'






Sugarfrost Frosty 1 (1991)


En un principio tenía la intención de dejar este comentario para escribirlo por la noche, pero he pensado que mejor hacerlo ahora y así no depender del estado de euforia/decepción que pueda tener tras el partido de esta tarde en el Calderón. A estas alturas no debería afectarme mucho ninguna derrota/victoria de mi equipo, pero para curarme en salud y por si acaso me encuentro deprimido, aprovecho para hablar de uno de los discos más ninguneados y no reconocidos de todos los singles que tengo. Siguiendo la estela del comentario anterior en el que hablaba del 'nuevo' grupo de Alex 'Shop Assistants', ahora quiero hablar del efímero grupo que formó Graeme Elston tras dar por terminada la aventura de Love Parade. Cabe decir que Graeme posee una de las mejores voces del planeta independiente mundial, y quizá es por eso que es de los pocos individuos que aún continúa grabando excelentes canciones, actualmente con su banda Slipslide. Personalmente prefiero su primera etapa como Love Parade y alguno de sus singles como Eva Luna, entre medias y como Pure (tuvo que cambiar de nombre por coincidencia con otra banda) sólo consiguió publicar este precioso single y un par de canciones para el Lp recopilatorio del sello Sugarfrost titulado Birth of the Truth. De todos modos, podéis encontrar más información acerca de la obra de Graeme Elston en el gran artículo que nuestro amigo Manuel escribió en 360º de separación hace unos meses.

El single que nos ocupa aquí sirvió para inaugurar el sello japonés Sugarfrost y de paso ponernos la miel en los labios para poder seguir futuras referencias que aún manteniendo un gran nivel , desgraciadamente jamás alcanzaron la calidad de este single.





'Aspidistra' es la canción que abre el 7" y nos transporta inmediatamente a los mejores momentos de Love Parade, ya sólo escuchar la celestial voz de Graeme nos pone los pelos de punta, el resto viene rodado, una grandiosa melodía, unos coros discretos pero enriquecedores, unas guitarras cristalinas y una frescura que solo una banda de la talla de Pure / Eva Luna puede darnos. Yo que siempre he sido admirador de grupos con chica al frente, tengo que reconocer que caigo rendido a los pies de gente como Graeme Elston o Gregory Webster (Razorcuts) o Harvey Williams. Precisamente muy cercano a la música con la que nos maravilló Harvey Williams bien en solitario o bien con Another sunny day, me recuerda la canción de la cara B, 'Me and the almost beautiful girl'. Es una delicada e intimista canción que te destroza el corazón de la misma forma que lo hizo en su momento con 'I'm in love with a girl who doesn't know I exist' el gran Harvey Williams.

Si alguién piensa que este 7" no se merece un 10, que tire la primera piedra, yo por mi parte lo pongo en los altares del pop más glamuroso.



9 ene. 2008

The Motorcycle Boy 'Big rock candy mountain'




1A-. Big rock candy mountain

1B-. Room at the top


Rough Trade Records RT 210 (1987)


Normalmente cuando un grupo que me gusta desaparece, suelo preocuparme poco por el camino que sigue cualquiera de sus miembros. En muchas ocasiones suele darse el caso de que el/la cantante sigue su carrera en solitario sin pena ni gloria y en otras el resultado es la formación de otra banda, generalmente de menor calidad. Como ejemplo claro está el de Talulah Gosh que alcanzaron la matricula de honor, luego Heavenly se mantuvo en el sobresaliente, Marine Research bajaron al notable raspadito y Tender Trap no pasaron del bien. Me entenderéis entonces que no siga a estas alturas las nuevas aventuras de mi otrora adorada Amelia Fletcher. En otras ocasiones la salida de un componente de la banda nos sorprende con un nuevo grupo diametralmente opuesto al anterior pero no por ello de peor calidad, como hizo Elizabeth Price (Talulah Gosh -> Carousel). Otros van conviertiendo en oro todo lo que tocan como Harvey Williams en su propio grupo Another Sunny Day y con The Field Mice, Blueboy, Hit Parade... Otros se mueven igual en solitario que acompañados de una banda aunque a veces su camino es un tanto irregular como es el caso de Gregory Webster (Razorcuts, Carousel, Saturn V, Sportique...) Y en esas andaba yo pensando en gente que había dejado su grupo para irse o formar otro cuando me he acordado de mis idolatrados The Shop Assistants. En este caso, fue Alex Taylor quién abandonó la banda en su momento más dulce con la publicación de su Lp, para formar parte del recién formado grupo The Motorcycle Boy. No es que su nueva banda tuviese un éxito arrollador ni sus canciones alcanzasen el nivel de I don't wanna be friends with you, pero lo que si puedo asegurar es que al menos sus dos primeros Eps resultan mucho más interesantes que los dos últimos de las 'dependientas' sin Alex.

The Motorcycle Boy estaban formados por los ex-Meat Whiplash Paul McDermott, Michael Kerr, Eddy Connolly y David Scott, que antes de que Alex se les uniera en 1987 ya había sacado un single para Creation. Ya bajo su nueva denominación, publicaron este 7" en Rough Trade antes de firmar con Chrysalis (anterior casa de los Shop Assistants) donde grabaron un par de 12" y un Lp que jamás vió la luz. Su carrera terminó en 1990 con un par de Eps para el desconocido sello Nymphaea Pink Sensation.

Conocí las canciones del grupo bastante tarde gracias a su 12" Trying to be kind, donde quedé prendado de la preciosa World falls into place, un tema al más puro estilo Jesse Garon and the Desperadoes, sin embargo, no ha sido hasta hace poco que he podido disfrutar de este bonito 7". Big Rock Candy Mountain tiene un comienzo espectacular a lo Sigue Sigue Sputnik, pero continúa manteniendo las coordenadas marcadas por los grupos guitarreros de 53rd & 3rd o Subway. Un píldorazo punk-pop que nada tiene que envidiar a cualquier tema de The Shop Assistants. Room at the top resulta mucho más pausada al estilo del Train for Kansas city aunque quizá no tenga el mismo encanto. Definitivamente, me decanto por sus temas más acelerados y potentes, donde es más fácil que contraste la voz apagada de Alex.

Aunque este no sea ni haya sido uno de mis singles favoritos, solo escuchar la voz de Alex y recordar todo lo que he disfrutado con sus anteriores discos, hace que merezca un pequeño hueco en este blog.